PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA
24/02/2004 JALOSTOTITLAN

 

La plaza de toros Fermin Espinosa "Armillita". ubicada en el corazón de la alteña Jalostotitlan, es uno de los cosos que ha tenido la deferencia de contar con la presencia de Pablo Hermoso de Mendoza en cada una de las exitosas temporadas que el navarro ha realizado por México.


Manteniendo esa tradición, este próximo martes, en la celebración plena del carnaval, Pablo volverá a pisar la arena de este ruedo jalisciense en donde apareció por vez primera el día 23 de Enero de 2000, partiendo plaza en compañía de los matadores Mauricio Portillo y Alfredo Ríos "El Conde", para lidiar astados procedentes de la ganadería de Santa Rosa de Lima. Pablo fue ovacionado en su primero, mientras que con su segundo armó la escandalera para terminar cortando los máximos trofeos del burel, siendo despedido a hombros en aroma de multitud.

Para el año siguiente regresó para actuar en los tradicionales festejos de carnaval, teniendo un triunfo apoteósico al cortar cuatro orejas y un rabo a bureles de Luis Felipe Ordaz. En esta ocasión sus alternantes fueron Mariano Ramos y Oscar SanRomán.

Y de igual forma en el 2002 el estelles volvió a hacer escala en la Fermín Espinosa "Armillita", el día 12 de febrero, siendo acompañado por el rejoneador aficionado Mauricio Martínez y los matadores Jorge Mora y Fermín Spínola, lidiando toros de Cerro Viejo y Santo Domingo. Hermoso de Mendoza provocó el único lleno de toda la feria en una corrida que estuvo a punto de suspenderse a causa de las fuertes lluvias que hasta el mediodía cayeron en la zona. Afortunadamente la corrida se celebró y el público disfrutó de una tarde de inspiración en la que Pablo cortó las dos orejas de su primero y los máximos trofeos en su segundo. En la labor le acompañaron RONCAL, FUSILERO, DANUBIO, MARIACHI, LABRIT, VITI y CHICUELO. La imagen que ilustra este previo corresponde a esa tarde y muestra a Pablo con FUSILERO templando de costado.

En el 2003 la tradición se mantuvo y así el 1 de marzo Hermoso de Mendoza hacía su aparición por la puerta de cuadrillas, en una corrida donde también intervinieron los diestros mexicanos Jerónimo y Mario Zulaica, despachando un encierro procedente de la vacada potosina de Santo Domingo, bastante complicados, por que el navarro debió esforzarse al máximo junto con CHACAL (foto derecha) NATIVO, COYOTE, FUSILERO y CERVANTES, para poder hacerse con dos orejas y volver a cruzar a hombros el umbral de la Puerta Grande de esta plaza.

VER CARTEL

FECHA 24 de Febrero de 2004
LUGAR Plaza de toros Fermín Espinosa "Armillita" de Jalostotitlán, Jalisco, México
ENTRADA Lleno
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (palmas, dos orejas y ovación en el sobrero que regaló)
Fernando Ochoa (silencio y oreja)
Fabian Barba (pitos y dos orejas y rabo)
TOROS (1,4,7)(2,3,5,6)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Refugio Peña, nombre Jalisciense, número 166, 460 kg . de peso. De salida PAVAROTI (1 rejón de castigo); en banderillas GAYARRE (3 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (3 cortas).

Segundo toro de la Ganadería de Refugio Peña, nombre Paisano, número 187, 490 kg . de peso. De salida PAVAROTI (2 rejones de castigo); en banderillas GAYARRE (2 banderillas) y CHICUELO (2 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (3 cortas, 2 rosas y 1 rejón de muerte).

Tercer toro de la Ganadería de Refugio Peña, nombre Sobrerp, número 159, 475 kg . de peso. De salida MUDEJAR (1 rejón de castigo); en banderillas FUSILERO (3 banderillas); y para el último tercio CERVANTES (1 corta y 1 rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS ANTARES, LABRIT y MARTINCHO

 

Cerrojazo de la Feria de Jalostotitlán, con fiesta en las calles por el martes de carnaval y también en el ruedo de la Plaza “Fermín Espinosa “Armillita”, donde el público que llenó las graderías disfrutó de una entretenida corrida, en la que tuvo una esforzada actuación Pablo Hermoso de Mendoza; que a pesar de no tener buena materia prima en los astados de Refugio Peña, intentó al máximo corresponder el cariño del festivo público asistente, logrando cortar dos apéndices y saliendo a hombros por la Puerta Grande del coso jalisciense.

El navarro tuvo la cuesta arriba desde con su primer enemigo, un burel manso perdido que después de dar dos vueltas al ruedo intentado brincar al callejón, fue a situarse en la zona de tablas, pegado al burladero de matadores y no hubo modo de sacarlo ya de ahí. El navarro intentó primero hacerse de sus escasas embestidas con un afinado PAVAROTI que buscó una y otra vez llamar la atención de su oponente y provocarle para que le siguiera. GAYARRE se plantó en el terreno interno del tercio, realizando las suertes al sesgo, debiendo arrimarse mucho para que su jinete colocara las banderillas ya que la acometividad del de Cuco Peña era nula. FOSFORO llegó también a pisarle el terreno casi hasta el hocico para que Hermoso pudiese dejar tres cortas y acto seguido el descastado burel se echó en el ruedo, resultando infructuosos todos los esfuerzos de los subalternos por hacer que se volviera a poner de pie, no habiendo más remedio que apuntillarle, solicitando el estellés de inmediato autorización a la presidencia para regalar posteriormente un sobrero y compensar de esa forma a los asistentes que esperaban hacer la fiesta en grande con Pablo.

Y la pudieron hacer con el segundo del lote del coloso español, el menos malo de los tres de Refugio Peña que lidió el navarro. Hermoso de Mendoza lo recibió también montando a PAVAROTI, que enfrentó con autoridad al burel, pudiéndole en el centro del ruedo y rodando excelentemente; este hijo de GALLO pinta para grandes cosas. GAYARRE volvió a salir y ahora sí tuvo enemigo enfrente para templarlo de costado , citarlo en todas las distancias con su tierra-tierra y cargar la suerte con torería. El burel aún tenía fuelle y CHICUELO lo aprovechó al máximo para dominarle por completo tanto en los embroques como en las piruetas que llevaron la emoción al punto más alto entre los asistentes. Esta se mantuvo cuando FOSFORO citó temerariamente de espaldas al burel, colaborando después en las cortas, las rosas, desplantes de teléfono que incrementaron el alboroto y un rejón de efectos inmediatos que rubricó la faena dejando dos orejas en las manos del caballista español.

Para rematar la tarde y cumpliendo con su ofrecimiento, en el séptimo turno Pablo regresó al ruedo, ahora montando a MUDEJAR para lidiar el sobrero que regaló. Pero el regalito resultó ser otro manso perdido, este además violento y peligroso que después de corretear brevemente se plantó en la zona intermedia de los medios y el tercio y solo se dedicó a girar sobre su eje, dando contados pasos siempre que sentía en su jurisdicción a los caballos, pegando secos cabezazos que por fortuna no provocaron un desaguisado. Después de un tercio de banderillas de mucho sacrificio a lomos de FUSILERO, Hermoso de Mendoza decidió venir con CERVANTES e intentar cerrar al toro en tablas para poder aprovechar la ventaja de la querencia natural, pero después de colocarle una corta, el toro no dio ya un solo paso más, debiendo Pablo hacer gala de toda su experiencia para poder sepultar el rejón, literalmente “a toro parado” y despachar al intrascendente burel.

 

 

.

PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL