PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA
15/01/2004 MOROLEON

 

Después de un breve período de descanso, Pablo Hermoso de Mendoza vuelve este jueves a la acción taurina, teniendo como escenario la Feria de Moroleón y su plaza Alberto Balderas, coso que recibirá por tercera ocasión al jinete navarro.

El debut del estellés en esta arena guanajuatense aconteció el 16 de enero de 2002, haciendo el paseíllo junto con los matadores Jorge Gutiérrez y Alfredo Ríos "El Conde".Pablo resultó el triunfador indiscutible del festejo al desorejar por partida doble a los astados que enfrentó, uno de García Méndez y el otro de Montecristo. Protagonistas indiscutibles de ese triunfo fueron los caballos que Hermoso utilizó aquella tarde: EBANO (que debutaba), CAMPO GRANDE (en la imagen superior), MARIACHI, MAGRITAS (foto derecha) Y CHICUELO.

Durante el pasado año 2003, un día como hoy, 15 de enero; tuvo lugar la segunda y hasta el momento última presentación del coloso español en Moroleón, en una fecha que ahora se recordará de manera especial ya que Pablo compartió en esa ocasión cartel con el hoy recordado maestro David Silveti, recientemente fallecido en forma por demás trágica, completando la terna otro diestro azteca, Alejandro Amaya. Hermoso de Mendoza se enfrentó a un toro de Refugio Peña y otro de Fernando de la Mora , llevándose una oreja de cada uno, premiación que pudo haber sido considerablemente mayor, solo que los fallos con el rejón de muerte limitaron la cosecha de trofeos. Colaboraron en esta ocasión: MONTERREY, FUSILERO, DANUBIO, CERVANTES, RONCAL, ALBAICIN y GAYARRE.

VER CARTEL

FECHA 15 de enero de 2004
LUGAR Plaza de toros de Moroleon, Guanajuato, México
ENTRADA Lleno
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (ovación y silencio)
José Luis Angelino (palmas y dos orejas)
Alejandro Amaya (palmas y oreja)
TOROS
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Los Encinos, nombre Babieca, número 245, 490 kg . de peso. De salida FUSILERO (1 rejón de castigo); en banderillas MONTERREY (4 banderillas); y para el último tercio CERVANTES (2 cortas, 1 rosa y 1 rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Los Encinos, nombre Maresmo, número 224, 505 kg . de peso. De salida CHACAL (1 rejón de castigo); en banderillas CHICUELO (3 banderillas); y para el último tercio CERVANTES (3 cortas, 2 pares de banderillas a dos manos y 1 rejón de muerte tras pinchazo).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS COYOTE, GAYARRE, LABRIT y NATIVO

 

Resulta prácticamente imposible el poder triunfar en una corrida cuando el elemento central de la fiesta brava, el toro, salta al ruedo y en demérito de su bravura se niega a colaborar en las intenciones de su matador por construirle una faena.

Tal premisa refleja lo sucedido la tarde de este jueves en el coso guanajuatense de Moroleón, donde los esfuerzos de Pablo Hermoso de Mendoza por sumar un nuevo éxito y agradar a la afición que llenó la plaza, resultaron infructuosos ante la evidente mansedumbre de los dos astados que lidió, carentes de transmisión y a cual más de rajados. Con materia prima de semejante naturaleza el estellés debió de recurrir a su experiencia para poder resolver convenientemente los acertijos que le plantearon los descastados oponentes, desarrollando una labor donde prevaleció el coraje y la casta del coloso español.

Así se pudo apreciar que en las dos lidias que realizó el navarro optó por quebrantar a los de Los Encinos con un solo rejón de castigo, intentando consentirlos en un afán de que se fueran arriba en banderillas. Pero que va ya que sucedió todo lo contrario, yéndose los bureles a refugiar a tablas y desde ese terreno solo se dedicaron a obstaculizar la labor de jinete y caballos. A pesar de ello los palitroques con MONTERREY en el primero tuvieron emotividad por lo cerca que tenía que llegarle el caballo al toro, prácticamente abalanzándose sobre el, desafiando los derrotes que tiraba en cuanto lo sentía cerca. De igual forma CHICUELO trabajó lo indecible con el segundo de Pablo, intentando en vano contagiar de su alegría al deslucido astado.

Quien sacó la mejor parte y lució más fue CERVANTES, ya que en los dos toros rodó con mucha facilidad, pisándoles los terrenos, exponiendo mucho para permitir que Hermoso de Mendoza colocase los adornos finales, cobrando en el primero un rejón de buena colocación que hizo doblar al toro de inmediato, haciendo concebir esperanzas de que Pablo se llevaría un apéndice en recompensa a su esfuerzo, más sin embargo el frío ambiente y lo deslucido del toro acabaron contagiando al público que no exigió con fuerza el trofeo, quedando todo en una fuerte ovación; mientras que con el segundo, un pinchazo canceló en definitiva cualquier posibilidad de que el rejoneador estellés tocase pelo.

 

 

.

PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL