PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA
01/01/2004 MERIDA

 

Inicia el 2004 y Pablo Hermoso de Mendoza lo hace tomando parte, por segundo año consecutivo, en el tradicional festejo de rejones que para esta fecha se programa en la Plaza de toros de Mérida, capital del estado mexicano de Yucatán.

El jinete navarro se presentó por primera vez en el coso de la ciudad blanca el sábado 12 de Febrero de 2000, en una de sus últimas actuaciones dentro de su primer campaña por plazas mexicanas. En aquella ocasión compartió cartel con el matador de a pie Fernando Ochoa, en la lidia de astados michoacanos de Campo Alegre. Pablo no pudo tener un mejor debut, ya que encandiló con su toreo al público yucateco, realizando dos faenas excelentes, las cuales fueron recompensadas con un total de cuatro orejas y un rabo.

El caballista estellés regresaría ese mismo año a esta plaza, en dos fechas casi sucesivas, como parte de su segunda temporada por suelo azteca. La primera de ellas fue el 25 de Noviembre, alternando con los matadores Jorge Gutiérrez y Jorge Mora, en la lidia de astados de distintas ganaderías. Pablo le cortó las dos orejas al segundo de su lote, para salir nuevamente por la puerta grande del coso yucateco. Y tres días después, el 28 del mismo mes regresaría nuevamente a la plaza, en un festejo de rejones para compartir cartel con los jinetes mexicanos Jorge Hernández Andrés y Gerardo Trueba, despachando 5 toros de Guanamé y 1 de Fernando de la Mora. Desafortunadamente el pésimo juego de los toros, impidió que el caballista español lograra su tercer puerta grande, siendo ovacionado en sus dos toros.

La cuarta presentación de Hermoso de Mendoza en esta plaza sucedió el 23 de febrero de 2002, de nuevo en un cartel de rejones, acompañado por los caballistas aztecas Gerardo Trueba y Gastón Santos, lidiando astados de Fernando de la Mora, Gómez Valles, Montecristo y Hernández Andrés. El estellés resultó el triunfador del festejo al cortar a su primer toro las dos únicas orejas de la tarde; además de ello es de recordarse que con su segundo ejemplar Pablo pasó un trago amargo ya que el toro le propinó dos revolcadas, la primera cuando se arrancó de improviso y prendió de lleno a "VITI", haciendo que jinete y caballo fueran a dar al suelo, y la segunda cuando ya herido de muerte el animal acometió en contra de Hermoso quien había echado pie a tierra para acompañar la muerte del burel. Afortunadamente ninguno de los dos percances pasó a mayores. Los caballos que utilizó Pablo aquella tarde fueron: RONCAL, FUSILERO (en la imagen) , DANUBIO, MARIACHI, MAGRITAS, ZALACAIN Y VITI.

La siguiente actuación del centauro español en la arena meridense ocurrió el primer día del año en curso, una vez más en un festejo de rejoneadores, esta vez al lado de Octavio Sánchez y Rodrigo Santos. Pablo tuvo una de las mejores tardes que se le recuerda en suelo mexicano, logrando un pleno de trofeos al cortar los máximos apéndices de sus dos oponentes, uno de Fernando de la Mora y otro de Puerta Grande, obteniendo así su cuarta Puerta Grande en la capital yucateca.

Para finalizar este previo llegamos a lo que ha sido la quinta y última comparecencia del navarro en el albero de la capital yucateca, la cual tuvo lugar apenas el pasado día 30 de noviembre del recién concluido 2003. El cartel para esta ocasión fue mixto y lo integraban aparte del estellés los matadores aztecas Rafael Ortega y Fermín Spínola, lidiándose astados de Bernaldo de Quiros para rejones y de Barralva para los de a pie. En esta tarde el acero le jugó una mala pasada a Hermoso de Mendoza, perdiendo por ello cualquier oportunidad de tocar pelo a pesar de haber brindado dos buenas faenas montando a FUSILERO, LABRIT, NATIVO, CHACAL, CHICUELO y CAMPO GRANDE.

VER CARTEL

FECHA 1 de enero de 2004
LUGAR Plaza de toros de Mérida, Yucatán, México
ENTRADA No hay billetes
RESEÑA Octavio Sánchez (vuelta al ruedo y oreja)
Pablo Hermoso de Mendoza (ovación y dos orejas)
Gastón Santos (palmas y silencio)
TOROS
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Puerta Grande, nombre Año Nuevo, número 391, 455 kg . de peso. De salida FUSILERO (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (3 banderillas) y NATIVO (2 banderillas); y para el último tercio CERVANTES (3 cortas, 2 rosas y 1 rejón de muerte tras pinchazo).

Segundo toro de la Ganadería de Puerta Grande, nombre Yucateco, número 395, 455 kg . de peso. De salida CHACAL (2 rejones de castigo); en banderillas MONTERREY (2 banderillas) y CHICUELO (3 banderillas); y para el último tercio CERVANTES (3 cortas, 2 pares de banderillas a dos manos y 1 rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS COYOTE y GAYARRE

 

Mejor inicio taurino del 2004 no se pudo tener en la blanca Mérida, ya que con una plaza llena hasta el tope, el cartel de no hay billetes estaba colgado desde hacía varios días; se celebró la tradicional corrida de año nuevo, de la que emergió como claro triunfador el jinete de Estella, Pablo Hermoso de Mendoza.

El coloso español desarrolló una monta didáctica con el que hizo de segundo de la tarde, un astado complicado que conforme transcurría la lidia iba tapándose más por el pitón derecho, complicando así la realización de los embroques. FUSILERO fue el elegido para quebrantar de salida al de Puerta Grande, teniendo que consentirlo mucho para poder someterle y que Pablo le colocase los dos rejones de castigo. El tercio de banderillas inició con una nueva demostración de poderío por parte de LABRIT, que no se dejó intimidar por el burel y a pesar de que este se frenaba a la hora de la reunión, el tordo le cambiaba el viaje en el momento exacto quebrando proverbialmente. Le siguió en la labor NATIVO, que puso su pecho y corazón en las dos banderillas en las que participó ante un toro cada vez más reacio para acometer. En el final se vieron tres cortas de buena manufactura, a la par de dos rosas más y un rejón de muerte tras pinchar en el primer intento, todo ello a lomos de un cada vez mejor CERVANTES. La plaza se unificó en una fuerte petición para premiar al navarro con una oreja, mas sin embargo el palco, que toda la tarde estuvo bastante exigente, no tuvo a bien concederla.

Acicateado en búsqueda del triunfo salió el rejoneador español con el quinto de la tarde, otro toro complicado y deslucido que en las manos del estellés lució mejor de lo que realmente era. CHACAL galopó con alegría y lo llevó a la distancia exacta de su cola, demostrando autoridad al enfrentarlo mientras Hermoso de Mendoza lo hacía sangrar con dos hierros de castigo. Las banderillas fueron de verdadero clamor con un MONTERREY inspirado, bailando al compás de la música para citar al toro y consumar cada embroque al estribo, con pureza y autenticidad. Y si de pureza hablamos que decir de CHICUELO que a base de porfiar e insistir le sacó al toro las arrancadas que no tenía para hacer lucir sus piruetas y llevar al grado máximo de emoción al público asistente que continuó vibrando con CERVANTES en las cortas y en dos pares de banderillas a dos manos perfectos de ejecución, dando todas las ventajas al de Puerta Grande. La faena tuvo ligazón, estructura y un continuo tono ascendente, por lo que al momento de que Pablo sepultó el rejón de muerte hasta la empuñadura, todos los presentes pensaron en que le serían concederían los máximos trofeos, pero de nuevo la presidencia quiso poner el listón muy alto, otorgando solo dos apéndices, que a la postre convirtieron al navarro en el triunfador del festejo, haciéndose asimismo acreedor al trofeo en disputa y saliendo al final por la Puerta Grande del coso yucateco.

 

 

.

PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL