PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA
20/01/2004 EL GRULLO

 

Después de tres años de ausencia, Pablo Hermoso de Mendoza retorna este martes a la plaza de toros de El Grullo, para cumplir así con su segunda actuación en esta arena jalisciense, la cual debió llevarse a cabo originalmente el pasado día 16 del mes en curso, pero el mal tiempo impidió que ello fuera posible.

El navarro debutó en este coso el 19 de enero de 2001 con un triunfo de Puerta Grande al llevarse una oreja de cada uno de sus dos oponentes, formando parte de un cartel mixto al lado de los diestros mexicanos Alfredo Gutiérrez y Antonio Bricio, en la lidia de astados de Mariano Ramírez.

VER CARTEL

FECHA 20 de enero de 2004
LUGAR Plaza de toros El Relicario de El Grullo, Jalisco, México
ENTRADA Tres cuartos de plaza
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (palmas y oreja)
Jose Luis Angelino (oreja y palmas)
Alejandro Amaya (ovación y 2 orejas)
TOROS
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Celia Barbabosa, nombre Azucarero, número 14, 466 kg . de peso. De salida FUSILERO (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (4 banderillas); y para el último tercio CERVANTES (3 cortas, 2 rosas, 1 rejón de muerte y 1 golpe de descabello).

Segundo toro de la Ganadería de Celia Barbabosa, nombre Caporal, número 25, 482 kg . de peso. De salida CHACAL (2 rejones de castigo); en banderillas CHICUELO (4 banderillas); y para el último tercio CERVANTES (3 cortas, 2 pares de banderillas a dos manos y 2 rejones de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS GAYARRE y NATIVO

 

Una solitaria oreja cosechó esta tarde Pablo Hermoso de Mendoza en la bonita plaza El Relicario de el Grullo, Jalisco; trofeo que supo a poco si tomamos en cuenta el esfuerzo desplegado por el caballista navarro en sus dos intervenciones, llenas de calidad y torería, solo que el rejón de muerte no colaboró para rubricar las faenas y así poder obtener un mayor número de trofeos.

Los toros de Celia Barbabosa, bien presentados, dieron un juego desigual, correspondiéndole a Pablo en primer término un astado que embestía con cierta suavidad pero que carecía de transmisión al hacerlo. El navarro lo castigó con dos rejones en el morrillo montando a FUSILERO, dejándolo listo para que LABRIT se posesionara en solitario del tercio de banderillas, realizándolo con una facilidad engañosa ya que el toro tenía lo suyo y no le ponía fácil la tarea, de cualquier forma el de Arsenio Cordero brilló intensamente en los cuatro palos en los que intervino, destacando el primero y el cuarto, ambos llegándole mucho a su oponente y toreando en la reunión. Para el último tercio Hermoso de Mendoza utilizó a CERVANTES en las cortas, las rosas y un rejón de muerte bien ejecutado que desafortunadamente no fue suficiente por lo que el estellés debió recurrir a la espada de cruceta, acertando al primer golpe de descabello, retirándose al callejón después de haber sido fuertemente aplaudido.

El segundo del lote del coloso español fue la cara opuesta de su hermano, un burel violento y peligroso que salió a defenderse en el ruedo, intentando siempre prender al binomio que lo enfrentaba. Bajo ese tenor la lidia se convirtió en una lucha intensa donde Pablo demostró su poderío para irlo sometiendo conforme avanzaba la faena, si bien jamás logró que el toro se entregase. CHACAL comenzó la labor con 3 hierros que pretendieron atemperar las bruscas embestidas del cárdeno, enseguida CHICUELO apareció para mostrarse como amo y señor del tercio de banderillas, consiguiendo enardecer al tendido con cuatro de ellas de magnifica ejecución, yendo siempre de frente, encarando con arrogancia y rematando majestuosamente cada reunión. A estas alturas el toro estaba ya completamente rajado por lo que CERVANTES debió porfiar y arrimarse en el afán de permitir que Hermoso de Mendoza le colocase tres cortas y dos pares de banderillas a dos manos, especialmente reconocidos estos últimos por el grado de dificultad que tuvieron. Para cerrar el capítulo, Pablo se fue con todo intentando cobrar un rejonazo que con toda seguridad le redituaría dos orejas, pero lamentablemente ello no fue así y el acero de muerte entró hasta en el segundo intento, limitando con ello la premiación a un solo apéndice, mostrado con orgullo por el caballista hispano al dar la vuelta al ruedo bajo el aplauso unánime del público asistente.

 

 

.

PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL