FECHA 11 de Diciembre de 2004
LUGAR Plaza de toros de Cancún, Quintana Roo, México
ENTRADA No hay billetes
TOROS
RESEÑA Gerardo Trueba (división y ovación)
Pablo Hermoso de Mendoza (palmas y dos orejas y rabo)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Puerta Grande, número 9, de nombre NAVIDEÑO, 480 Kg . De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y FUSILERO (1 banderilla); y para el último tercio CERVANTES (3 cortas, 3 pinchazos, ½ rejón de muerte y 2 golpes de descabello).

Segundo toro de la Ganadería de Puerta Grande, número 379, de nombre GUADALUPANO, 510 Kg . De salida SULTAN (2 rejones de castigo); en banderillas CHICUELO (3 banderillas) y CAMPO GRANDE (2 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (3 rosas, 1 par de banderillas a dos manos y 1 rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CALE

   
 

Se acabó el papel esta noche en el cosmopolita puerto de Cancún, para el festejo de rejones, mano a mano, en el que resultó triunfador Pablo Hermoso de Mendoza, obteniendo los máximos trofeos en el que cerró plaza, sumando así su segunda tarde consecutiva de rabo en el mes de diciembre.

Aunque mencionamos la consecución del rabo, no podemos pasar por alto la primera faena del estellés, que lamentablemente se malogró al ponerse Pablo pesado a la hora de matar; pero antes de ello había estructurado una lidia sumamente interesante y por demás exacta a un astado áspero y gazapón que fue desarrollando sentido a cada minuto que pasaba en la arena. Sobresalió CURRO con dos rejones yendo muy de frente, simulando uno más, pasando solo con la bandera mientras el castaño se engallaba y daba el pecho en la reunión. Su hermano CHENEL le siguió y superó las dificultades planteadas por el cárdeno, logrando cuajar dos buenas banderillas, completándose el tercio con una más a lomos de FUSILERO en momentos en que se hacía más evidente las complicaciones del burel. Todavía Hermoso de Mendoza le buscó las cosquillas con las cortas, la dos últimas en un alarde de valor del binomio, pero toda esta labor pasó inédita al sucederse tres pinchazos, medio rejón y terminar con dos golpes de descabello. El público agradeció con palmas el trabajo del navarro en el ruedo.

El que cerró plaza, sin ser muy bueno, sí tuvo codicia y emotividad, aunque pegaba derrotes en cuanto sentía a su alcance a los caballos. SULTAN evidenció un oficio cada vez más sereno, parándolo impecablemente y permitiendo a su jinete hacerle sangre con dos hierros en el morrillo. CHICUELO prendió la mecha del alboroto con su intervención en tres banderillas de clásica ejecución para el tordo, girando una y otra vez en la cara de su oponente que mostraba celo al perseguirle. CAMPO GRANDE brindó lo mejor de la noche, aprovechando al máximo lo que le quedaba al de Puerta Grande, desafiándolo mientras le pisaba sus terrenos, haciéndose con su embestida para templarlo, templarlo al máximo posible y a la mínima distancia. Al que le tocó cerrar la faena fue a FOSFORO, con un muy festejado ramillete de tres rosas, un pinturero par a dos manos y, ahora sí, un rejón perfecto, en el hoyo de las agujas, sin gota de sangre de por medio, que hizo doblar sin puntilla al astado para asegurar los máximos trofeos que le abrieron la Puerta Grande de este bello lugar al coloso español.

El alternante de Pablo, el caballista azteca Gerardo Trueba, invitó a poner banderillas en los dos toros de su lote al joven Jesús Ángel, quien formando parte del equipo de trabajo de Hermoso de Mendoza, está decidido a hacerse rejoneador, siguiendo al pie de la letra las instrucciones que le da su actual jefe y mentor.