FECHA 29 de Agosto de 2004
LUGAR Plaza de toros de Palencia, España
ENTRADA No hay billetes
TOROS
RESEÑA Fermín Bohórquez (ovación y silencio)
Pablo Hermoso de Mendoza (palmas y oreja)
Sergio Galán (silencio y silencio)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Viuda de Flores Tassara, número 58, 555 Kg. De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (4 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (tres cortas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte y un descabello).

Segundo toro de la Ganadería de Viuda de Flores Tassara, número 2, 539 Kg. De salida SAMURAI (2 rejones de castigo); en banderillas CAMPOGRANDE (3 banderillas); y FOSFORO (tres rosas y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CHICUELO, RANCHERO y NATIVO

   
 

Una nueva plaza lleva hasta la bandera para añadir a la exitosa temporada taquillera de Pablo Hermoso de Mendoza. La corrida, fuera de abono, se ha convertido en la estrella de la Feria de San Antolín de Palencia y en una de las cotas fijas en la agenda de los buenos aficionados de la zona.

Y aunque no pudieron disfrutar de una nueva Puerta Grande del rejoneador de Estella, si pudieron vibrar con su toreo en toda su extensión, e incluso, pese a la oreja que le convierte en el triunfador del festejo, seguro que salieron de la plaza un tanto triste por el escaso balance orejero, sobre todo por que la faena al segundo de la tarde era, por sí sola, de salida a hombros. Solamente la lenta muerte del toro, al que Pablo clavo medio rejón hondo y cuando se disponía a volver a intentarlo, el toro hizo un gesto como de estar tocado. Pablo echó pie a tierra y el toro dobló, pero se volvió a levantar y se quedó “amorcillado”. El público se enfrió y el toro que no doblaba ni obedecía capotes. Estaba muerto de pie. Pablo dio un descabello y luego dobló el toro.

Este fue un toro muy protestado al aparecer en el ruedo. Salió encogido, posiblemente por la divisa y lo cierto es que era feo de hechuras, pero con una tremenda calidad. Con el público en contra desde el primer tercio por lo que comentamos del toro, Pablo fue a lo suyo, continuó la lidia y formó un autentico lío con CHENEL. El caballo está en estado de gracia y hoy volvió a galopar de costado, a meterse por los adentros en terrenos imposibles, a dar trincherazos y sobre todo a dar el pecho y todo su cuerpo en cada una de las banderillas. La primera, él en el centro y el toro en tablas, la segundo al sesgo, perfecta y las dos últimas, pegado a la puerta del patio de caballos y con el toro en la otra punta de la plaza. Al primer cite el buen toro de Tassara acudía a por el caballo, éste permanecía inmóvil, hasta que llegara el murubeño, lo “tocaba” y Pablo dejaba la banderilla. Fue un tercio perfecto. Y si el castaño arriesgó en cada una de sus reuniones, no se le pueda negar mucho valor también a FOSFORO en la rueda de cortas, en el teléfono o en las banderillas a dos manos. Lo malo fue que al final la gente no se acordó de esto, porque pese a la lentitud de la muerta, la faena merecía más premio que las palmas escuchadas.

El quinto fue un manso que parecía que buscaba algún conocido en el tendido. Siempre mirando a las afueras del ruedo, nunca prestó atención a los caballos. Ni siquiera la cercanía de CAMPOGRANDE le provocaba interés y como se puede ver en las fotos, miraba para otro lado y no quería ni ver a los caballos. Pablo puso empeño y voluntad y eso es lo que le sirvió para cortar la única oreja de la tarde, que después de ver su primera actuación, nos sabe a muy poco.