FECHA 15 de Agosto de 2004
LUGAR Plaza de toros "La Malagueta", Málaga, España
ENTRADA Lleno
TOROS
RESEÑA Fermín Bohórquez (vuelta al ruedo y ovación)
Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y oreja)
Antonio Domecq (ovación y silencio)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de la Viuda de Flores Tassara, número 6, 576 Kg. De salida FUSILERO (1 rejón de castigo); en banderillas CHENEL (4 banderillas); y para el último tercio NATIVO (dos cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de la Viuda de Flores Tassara, número 4, 600 Kg. De salida SAMURAI (2 rejones de castigo); en banderillas CAMPOGRANDE (3 banderillas) y CHICUELO (1 banderilla); y FOSFORO (dos rosas, un par a dos manos de cortas, pinchazo, un rejón de muerte y un descabello).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CURRO y LABRIT

   
 

Cuando Pablo viajaba camino de La Malagueta, seguro que hubiese firmado que al final del festejo saldría por la puerta grande con tres orejas en el esportón. Pero después de vivir su segunda actuación, perfecta, y la entrega del público malagueño a la misma, lo cierto es que el navarro tuvo que salir de la plaza un tanto contrariado. No sabemos si de haber acertado a la primera con el rejón de muerte, se le hubiese concedido un rabo, pero sí estamos seguro que se le hubiera solicitado con fuerza desde la grada, porque la faena fue de rabo y así se vivió de principio a fin.

Hoy sí tuvo suerte Pablo con los toros que le correspondieron y los dos mejores que saltaron al albero de La Malagueta fueron los suyos. Y Pablo los podrá matar bien o mal, pero un buen toro es muy difícil que se le vaya sin exprimir y sin sacarle lo mejor, de lo mucho bueno que tiene.

FUSILERO está poniendo muy alto el listón a los caballos de salida. Torea muy cerca, sin una sola carrera alocada, coloca los rejones, en esta ocasión uno sólo, frontalmente y dando ventajas al toro y efectúa piruetas en el tercio de salida. En este primer toro todo el peso del tercio de banderillas correspondió a CHENEL que hoy volvió a formar un alboroto, precisamente nueve años después de que su tío CAGANCHO se presentara en esta misma plaza y volviese loco al tendido malacitano. Hoy CHENEL recordó lo mejor de ese toreo caganchista del que es directo heredero y tan solo en la primera banderilla, se dejó sorprender un tanto por el toro. Y cuando algo no funciona, hay que buscarle solución y como Pablo, llevaba una mala racha con el rejón de muerte, hoy probó a cambiar de caballo y empleó a NATIVO. El cambio dio buen resultado y NATIVO, más pausado y menos temperamental que FOSFORO, permitió a Pablo ver perfectamente al toro, tanto en las dos banderillas cortas, como en el rejón de muerte, colocado en todo lo alto y de efectos fulminantes.

Y si Pablo había colocado el listón por las nubes con su primera actuación, en el quinto de la tarde, un gran toro de Tassara, rozó la perfección, desde SAMURAI, más templado que nunca y más frontal que nunca, colocando los rejones en todo lo alto. Los adjetivos que podemos colocar hoy a CAMPOGRANDE, los llevamos poniendo muchos días atrás. Atraviesa el momento más dulce de una temporada, que está siendo la mejor del caballo del hierro de Vidrié desde que Pablo lo adquirió. Y además de torear como torea, ha conseguido conseguir una comunión con el público superior a cualquier otro caballo del rejoneo actual. Cuando Pablo retiró a CAMPOGRANDE, nos sorprendió un tanto que saliera al ruedo sobre CHICUELO, porque el nivel había sido muy alto. No obstante parece que los caballos también se pican y CHICUELO no colocó más que una banderilla, a su estilo, viniendo desde tablas y reuniéndose en el centro de la plaza. Pero donde la plaza se volvió literalmente loca fue con la serie de cinco piruetas, una cada dos trancos que enlazó el veterano caballo en la cara del toro y que como decimos, puso al público en pie. Pablo quería continuar con el espectáculo y por eso optó por la vibración de FOSFORO, ante la eficacia de NATIVO, y claro que la fiesta continuó, con las rosas, con el teléfono, si bien, con el rejón de muerte, se volvió a demostrar que la relación FOSFORO-Pablo está pasando una pequeña crisis. Una pena porque esta tarde en La Malagueta, Pablo podía haber echo historia de haber obtenido cuatro orejas y un rabo, no obstante, los aficionados presentes tardarán muchos años en olvidar la tarde de toreo a caballo que dio el caballero estellés.