FECHA 31 de Agosto de 2004
LUGAR Plaza de toros de Linares, Jaén, España
ENTRADA Tres cuartos
TOROS
RESEÑA Fermín Bohórquez (ovación y dos orejas)
Pablo Hermoso de Mendoza (ovación y oreja)
Diego Ventura (oreja y ovación)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Sánchez Cobaleda, número 133, 485 Kg: De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (tres cortas y dos rejones de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Sánchez Cobaleda, número 19, 550 Kg: De salida SAMURAI (2 rejones de castigo); en banderillas CAMPOGRANDE (2 banderillas) y CHICUELO (1 banderilla); y FOSFORO (dos rosas y dos rejones de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

FUSILERO, RANCHERO y NATIVO

   
 

Por primera vez desde que Pablo Hermoso de Mendoza debutara en el coso de Linares, hoy abandonó el ruedo por la puerta de cuadrillas. Se rompió así una buena racha y en gran medida, el motivo fueron los toros que envió la ganadería de Sánchez Cobaleda y que dieron un juego realmente pobre, sobre todo el segundo, un “zambombo” de más de seiscientos kilos, que por momentos era más alto que alguno de los caballos de Pablo. No debe funcionar muy bien la báscula de Linares porque en la tablilla marcaba 550 kilos y eso casi lo pesaba la cabeza.

El primer toro de Hermoso de Mendoza fue un toro con escaso temple, tapando siempre la salida y de lidia muy complicada. Desde el primer tercio puso las cosas difíciles al navarro y a CURRO, un caballo al que apenas tocan los toros y que hoy llegó un toque de un toro demasiado listo. Se lució en banderillas CHENEL con su poderío en el galope de costado, con transmisión y con riesgo en las banderillas, por el toro siempre tapaba la salida del caballo. El buen momento por el que atraviesa CHENEL hizo que la plaza se pusiera en pie en más de una ocasión durante su actuación. También FOSFORO tuvo al público de su parte en las tres banderillas cortas y en la suerte del teléfono, realizado todo en los medios del enorme ruedo de Linares. En el tercio de muerte el toro ya no ayudaba nada y a Pablo le costaba llegar encima con FOSFORO. Falló en el primer intento y el segundo rejón lo tuvo que dejar como pudo y pese a entrar entero, fue atravesado y salió por el lado contrario. El público ovacionó la buena faena del navarro que volvió a perder trofeos con el rejón de muerte en este toro.

Del segundo muy poco que decir, muchos intentos por parte de CAMPOGRANDE, CHICUELO y FOSFORO por sacar algo de aquella mole, pero en muchas ocasiones infructuosos, porque el toro no se movía salvo para echar la cara arriba y dificultar más todavía la labor a caballos y caballero. La oreja final fue el premio a que Pablo nunca volvió la cara y siempre intentó sacar faena de un toro, que desde que salió por chiqueros, fue todo menos un toro bravo.