FECHA 14 de Agosto de 2004
LUGAR Plaza de toros Vista Alegre de Bilbao, España
ENTRADA Casi lleno
TOROS
RESEÑA Fermín Bohórquez (silencio y saludos)
Pablo Hermoso de Mendoza (saludos y saludos tras aviso)
Sergio Galán (saludos y saludos)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Los Espartales, número 7, 591 Kg. De salida FUSILERO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (tres cortas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Los Espartales, número 15, 615 Kg. De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CAMPOGRANDE (2 banderillas) y CHICUELO (2 banderillas); y FOSFORO (dos rosas, un par a dos manos de cortas, un rejón de muerte, seis descabellos y dos entradas con la espada).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

SAMURAI, NATIVO y DE PAULA

   
 

Espléndida tarde de toros en Bilbao, en cuanto a lo climatológico, con toros, sol y moscas, cosa poco habitual en la capital vizcaína, pero que hoy nos sorprendió gratamente. Y también nos sorprendióPablo con el mal uso de los rejones de muerte, que le volvieron a cerrar una puerta grande de plaza de primera.

Y decimos esto, porque hoy en Bilbao Pablo realizó dos buenas faenas, muy buena diríamos la segunda de ellas, con las que tenía la bendición del público y el triunfo casi asegurado, pero que ambas cayeron por tierra en el punto final de las mismas.

Abrió su tarde de forma sensacional a lomos de FUSILERO con quien paró los ímpetus del segundo de la tarde, con un paso calmado, casi sin galopar, doblándose muy despacio con el toro, colocando un primer rejón de castigo atacando en corto y uno segundo viniéndose de largo, dejándose ver mucho y quebrando en la misma cara. Todo ello lo remató con una serie de piruetas ajustadas que levantó los primeros clamores en el tendido. Salió en banderillas CHENEL y el caballo brilló desde el principio en los galopes de costado, muy ceñidos y en un remate por las tablas, en el que parecía imposible que cupiera, pero del que salió limpio y torero. En la ejecución de las banderillas el caballo no estuvo tan rematado como en otras ocasiones y eso hizo que la colocación de las mismas fuese un tanto desigual. El tono de la faena volvió a subir con FOSFORO, primero con dos banderillas cortas a una mano y luego con el par a dos manos, con el toro en los medios y dejándose ver. El rejón de muerte entró medio y un tanto caído. El público pidió con fuerza una oreja para el de Estella, pero la presidencia consideró que no la merecía y todo quedó en una cerrada ovación.

El quinto de la tarde fue un toro con fijeza y movilidad, al que Pablo comenzó hilvanando una gran faena desde los rejones de castigo montando a CURRO. Disfrutaban en cada pasada, y hasta en tres ocasiones toreó al toro con el sombrero arrancando los “olés” en los tendidos. Lo que vino a continuación fue el acabose, con un CAMPOGRANDE en vena, atravesando sus mejores momentos de una gran temporada. Llevaba al toro de lado a lado de la plaza cosido a su piel, pero sin un solo toque, sin perderle la cara y con la suya entre los pitones. Por momentos caballo y toro parecían una sola figura. También a continuación CHICUELO parece que picado por las piruetas de FUSILERO, ejecutó las suyas muy cerca de los pitones, manteniendo el nivel de emoción que la faena requería y que también se vivió en las banderillas, alejándose del toro hasta las mismas tablas para reunirse con él en el centro del ruedo. En el último tercio el toro ya se rajó y se fue a tablas, dificultando la colocación de las rosas, sobre todo la segunda de ellas, colocada al tercer intento por Pablo. No obstante Pablo no quería que se le fuera el triunfo y solicitó permiso para un nuevo par a dos manos y aunque no eran los terrenos del toro, Pablo dejó ambas cortas en lo alto del morrillo. No sabemos si la presidencia hubiese concedido las dos orejas caso de matar al toro de buenas maneras, pero lo que sí sabemos es que el público las hubiese pedido, porque la faena había calado fuerte en un abarrotado tendido. Pero esto son conjeturas, porque el medio rejón dejado por Pablo no fue suficiente y debía haber colocado otro más. Y si no lo hizo fue porque al toro, totalmente enculado en tablas, no iba a resultar sencillo sacarlo de esos terrenos y por ello agarró el descabello. Como el toro estaba muy entero y no humillaba, hasta en seis ocasiones utilizó el descabello sin resultados positivos, por lo que solicitó la espada dejando una media y una entera que acabaron con el astado, eso sí, escuchando un aviso presidencia. A pesar del petardo en el último tercio, Pablo fue obligado por el respetable a salir a saludar al tercio, en agradecimiento a una faena que había gustado al aficionado.

   
 
 

DIARIO DE NAVARRA
www.diariodenavarra.es

Hermoso de Mendoza se va de vacío de Bilbao por los fallos con el rejón de muerte

Se lidiaron toros de Los Espartales, bien presentados, flojos, rajados y defendiéndose. La plaza casi se llenó. La presidencia no concedió a Hermoso de Mendoza la oreja de su primer toro, a pesar de que la petición del público fue mayoritaria.

Pablo Hermoso, en su primero, al que mató de rejón trasero y contrario, consiguió una ovación, aunque hubo petición mayoritaria de oreja. Al segundo de sus toros lo mató de medio rejón trasero y atravesado, y necesitó siete descabellos pie a tierra y, con el estoque, pinchazo hondo atravesado y estocada tendida casi entera. Logró una ovación tras haber oído un aviso.

Hermoso de nuevo demostró sus excelentes condiciones como rejoneador luciéndose en sus dos toros, aunque se equivocó al matar al quinto. De su cuadra destacaron Chenel en el galope a dos pistas y los cambios de pitón en su primero y al clavar banderillas al cambio al hilo de las tablas. También estuvo bien Fósforo en los dos toros, muy torero y espectacular, y con Chicuelo en el quinto en las piruetas y Campogrande a dos pistas

ABC
www.abc.es
Por ABC

Los rejoneadores se fueron de vacío en la corrida inaugural

La corrida de rejones que abrió ayer la Feria de Bilbao sobresalió, con una media de seiscientos kilos, por su peso. Los toros de Los Espartales tuvieron su cuajo, pero carecieron de raza. Los caballeros Fermín Bohórquez, Pablo Hermoso de Mendoza y Sergio Galán se fueron de vacío.

Con más de tres cuartos de entrada, según informa mundotoro, se lidiaron toros de Los Espartales, grandes, con muchos kilos; en líneas generales faltos de raza, con poca movilidad excepto los tres últimos. Fermín Bohórquez, silencio y ovación. Hermoso de Mendoza, ovación tras petición no mayoritaria y ovación tras aviso. Sergio Galán, saludos y palmas.

EL PAIS
www elpais.es
Por José Luís Merino

REJONES DE ACERO A PRECIO DE ORO

Queda la brevísima actuación, pero formidable, trazada por el caballo Campogrande de Hermoso de Mendoza, en el quinto de la tarde. El encuentro entre la cabeza del caballo a pocos centímetros de la cara del toro parecía venir del fondo de los siglos. Formaban un lenguaje que el hombre no puede descifrar. Como resulta difícil descifrar Elías Canetti: “Caballos que no necesitan pienso: se alimentan con el ruido de su galope”. Y nada digamos del legendario dicho árabe: “El honor reside en las crines de los caballos”.

Más volvamos desde ese fondo de los siglos a la tarde calurosa de ayer y al mal matar de los caballistas, auténticos pinchaúvas. Tan mal mataron que al público los rejones de acero le salieron a precio de oro. Ciertamente, es raro y chocante que en una corrida de rejones no se efectuara por petición ninguna vuelta al ruedo. Rarísimo.

APLAUSOS
Por Iñigo Crespo

VOLUNTAD ANTE TOROS PARADOS

Manejable Y noble corrida de Los Espartales que tuvo fijeza y son aunque le faltó un último esfuerzo final para aguantar hasta el final. La mayor parte de los astados acusaron sus muchos kilos y llegaron muy parados al último tercio de la lidia.

Pablo Hermoso de Mendoza destacó en su primero por el temple de su toreo de costado y los vistosos alardes finales sobre “Fósforo”. En el quinto lo mejor lo hizo montando a “Campogrande” dando el pecho y toreando de frente con galanura. Perdió trofeos por marrar a espadas.

EL CORREO ESPAÑOL
www.diario-elcorreo.es/vizcaya
Por Alfredo Casas

La importancia de llamarse Pablo

Nadie pone en duda la categoría de máxima figura del rejoneo de Pablo Hermoso de Mendoza; todos somos conscientes de que el caballero navarro ha supuesto un punto de inflexión, un antes y un después, en la historia del toreo a caballo. Es un revolucionario en cuanto a que ha modificado el sentido de la lidia a caballo, y además ha introducido nuevas razas de caballos -inglés, azteca...-, que han aportado al espectáculo taurino gran riqueza de matices y variedad de hechuras y expresividad del caballo. Por todo ello Pablo es un reclamo seguro.

El público acude en masa a las plazas a ver al Belmonte del rejoneo, a Hermoso de Mendoza. Y eso es una ventaja. Predispone en positivo a quienes se sientan en los tendidos. Es una arbitrariedad generosa, una parcialidad sin mala intención, pero al fin y al cabo un prejuicio. Ayer tarde, el público de Vista Alegre le concedió al rejoneador estellés patente de corso, carta blanca. Cierto es que tras la muerte del primer toro, Hermoso de Mendoza rompió el ritmo del festejo al plantear una faena de compás intenso, sin recesos ni tiempos muertos. A lomos de 'Fusilero' colocó dos rejones de castigo poco reunidos, pero rematados con espectaculares piruetas en la cara del astado. Tras muchos esfuerzos pudo controlar el temperamento de su nuevo caballo estrella -'Chenel'-, rebrincado e impulsivo; clavó, en desajustados encuentros, numerosas banderillas de colocación desprendida. Únicamente la grupa de 'Fósforo' templó las embestidas de un morlaco rajado; expuso con generosidad manejando las banderillas cortas, y mató de rejón trasero y contrario que descordó al animal de Los Espartales.

Su segunda actuación también estuvo marcada por el adverso comportamiento de un toro deslucido, que ofreció escasas embestidas. Vista la manifiesta falta de acometividad y fuerzas del encierro, el segundo rejón de castigo resultó excesivo. Con 'Campogrande' atacó en exceso, acortó las distancias, y buscó las vueltas a un toro sin ritmo y acobardado. Fue entonces cuando tiró de la expresividad de 'Chicuelo', un hermoso equino con el que Pablo optó por la vía del toreo heterodoxo, de cara a la galería. Mucha forma y poco fondo. Después, su desatino con el estoque de cruceta le exigió montar la espada. Con todo, el público le premió con una espléndida ovación.

6 TOROS 6
www.6toros6.com
Por Alfredo Casas

NOTABLE PRESENTACION DE GALAN

Deslucido juego de los toros de Los Espartales

Hermoso de Mendoza, más forma que fondo

El público de Vista Alegre concedió a Hermoso de Mendoza carta blanca. Cierto es que Pablo rompió el ritmo del festejo al plantear una faena de compás intenso, sin tiempos muertos. A lomos de “Fusilero” colocó dos rejones de castigo pocos reunidos, pero rematados con espectaculares piruetas. Tras muchos esfuerzos pudo comprobar el temperamento de “Chenel” y clavó en desajustados encuentros, banderillas desprendidas. Únicamente la grupa de “Fósforo” templó las embestidas de un morlaco rajado: expuso con generosidad manejando las banderillas cortas y mató de un rejón trasero y contrario que descordó al de Los Espartales. En su segunda faena vista la manifiesta falta de acometividad y fuerzas del encierro, el segundo rejón de castigo resultó excesivo. Con “Campogrande” buscó las vueltas a un toro acobardado. Fue entonces cuando tiró de la expresividad de “Chicuelo”, del toreo heterodoxo. Mucha forma y poco fondo. Después, su desatino con el estoque de cruceta, le exigió montar la espada. Con todo, el público le premió con una espléndida ovación.