PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA
14/08/2004 BILBAO

 

La Plaza de Toros de Vista Alegre, en Bilbao, ha visto actuar a Pablo Hermoso de Mendoza en dieciseis ocasiones, dos de ellas prologando novilladas, otra prologando la Corrida de la Prensa, dos prologando el Festival del Club Taurino de Bilbao, ocho en corridas de rejones y una prologando una corrida, éstas últimas todas dentro del abono de la Aste Nagusia o Semana Grande bilbaína.

Desde que Pablo Hermoso de Mendoza debutara en esta plaza en una fecha tan poco taurina por estos lugares, como el 22 de octubre de 1989, por delante de una novillada con Juan Pedro Galán, Fernando Cámara y Martín Pareja Obregón, lidiando un toro de Juan Jiménez Alarcón con el que ovacionado, hasta hoy, es el único rejoneador que ha conseguido abrir la Puerta Grande del coso de Vista Alegre, pero de eso hablaremos más adelante. Esa tarde Pablo montó caballos como GIRALDA, CAFETERO o IMPERIAL.

De nuevo al año siguiente, el 13 de mayo de 1990, con un toro de Dionisio Rodríguez, acompañó a los novilleros Juan Pedro Galán, Sergio Sánchez y José Ramón Martín, escuchando también una fuerte ovación pese a lo mal que había estado con el descabello, destacando en su labor los increíbles quiebros que realizó con su caballo CAFETERO y la buena labor de salida de GIRALDA.

Tuvo que esperar para volver a Bilbao, hasta el 20 de agosto de 1994, que incluido dentro de los carteles de la Semana Grande, cortó una oreja a un toro de Martínez Elizondo y otra al que compartió con Javier Buendía, saliendo de la Plaza a hombros, siendo los otros testigos Luis y Antonio Domecq. Como decíamos antes, ningún rejoneador ha conseguido salir a hombros de esta Plaza desde este día y gran parte de culpa de ese triunfo, la tuvo, naturalmente CAGANCHO quien compartió tarde con caballos como GIRALDA o CASQUINHAS.

El 19 de agosto de 1995 los toros eran de Félix Hernández y el cartel lo componían Joao Moura, Ginés Cartagena y Fermín Bohorquez, obteniendo una oreja en la collera con Ginés Cartagena. Los caballos fueron BUENAVENTURA y GIRALDA de salida, CAGANCHO y CHICUELO en banderillas; y GARBANCITO en el último tercio en ambos toros.

La tremenda evolución del toreo de Pablo en esa época, hizo que la Empresa le incluyera en la corrida de la Prensa celebrada el 14 de junio de 1996, junto a Raúl Gracia "El Tato", Pepín Liria y José Ignacio Sánchez, obteniendo una oreja de un toro de Pablo Vázquez, con la colaboración de BUENAVENTURA, CAGANCHO, CHICUELO y PRINCIPE.

Ese mismo año debería de haber actuado en la Semana Grande, pero un percance sufrido en la Plaza de Vitoria a primeros de agosto, le impidió actuar.
El 9 de mayo de 1.997, también el Club Taurino de Bilbao se acordó de Pablo para formar parte del cartel que componía el Festival organizado por dicho Club todos los años. Pablo Hermoso de Mendoza montando a ALDEBARAN, GALLO y BORBA, saludó tras despachar un manso de Martínez Elizondo que abrió la tarde en la que actuaron José María Manzanares, Jesulín de Ubrique, Vicente Barrera, Víctor Puerto y Francisco Rivera Ordóñez.

Pablo también sufrió un grave percance en esta Plaza, fue el 16 de agosto de 1997, cuando lidiando de salida a su primer toro de Félix Hernández Barrera, su caballo MARTINCHO tropezó con el duro suelo de esta Plaza, dando caballo y caballero con sus huesos en la arena. El toro hizo por Pablo y le dio una buena paliza en el suelo. No obstante continuó la lidia, un tanto mermado de facultades y conmocionado, dando una vuelta al ruedo al final de su actuación, tras lo cual pasó a la enfermería donde se le colocó un fuerte vendaje en las costillas para que pudiera lidiar el quinto toro junto a Fermín Bohórquez. El resto del cartel lo componían Paco Ojeda y Andy Cartagena, que también dieron con sus huesos en suelo, debido al mal estado del ruedo, por su dureza. Esa dura tarde, además de MARTINCHO, actuaron CAGANCHO, SABICAS, BUENAVENTURA y GALLO (en la foto superior).

El 15 de agosto de 1998, se eliminó el sistema de colleras, formando un cartel con Pablo Hermoso de Mendoza, Paco Ojeda y Andy Cartagena, con toros de José Murube. Los tres caballeros habían actuado por la mañana en la localidad francesa de Dax y el cansancio se notó en una Plaza de tanto peso como es Bilbao, tanto en los caballeros como en MATINCHO, CAGANCHO, CHICUELO, ALBAICIN, MAZANTINI y VENTURA que fueron los caballos que Pablo utilizó.
María Sara se despidió del público bilbaíno, el 14 de agosto de 1999, junto a Pablo Hermoso de Mendoza y Paco Ojeda, a los que brindó una de sus actuaciones y con toros de Benítez Cubero. Esta tarde Pablo cortó una oreja de su segundo con petición de la segunda y siendo ovacionado en su primero tras petición. LABRIT, GALLO, MAZANTINI, CHABELA y FUSILERO comparecieron esa tarde en el oscuro suelo bilbaíno, precisamente un día después de que Pablo fuese padre de los gemelos Guillermo y Paula.

Así llegamos a la temporada 2000, al 19 de agosto, con toros otra vez de Benítez Cubero para Joao Moura, Leonardo Hernández y Pablo, que cortó una oreja del sexto. Montó a LABRIT, MARIACHI, CAGANCHO, ALBAICIN y BORBA.

El día 18 de agosto de 2001 Pablo montó a TABASCO, FUSILERO, ALBAICIN, DANUBIO, CHICUELO y MARIACHI (en la foto) que estuvo sensacional y fue la base para obtener una oreja del segundo toro de Benítez Cubero que lidió. El cartel ese día lo completaron Leonardo Hernández y Fermín Bohórquez.

En la temporada 2002, Pablo sólo estaba contratado para actuar en la tradicional corrida de rejones junto a Fermín Bohórquez y Luis Domecq, con toros de Sánchez Cobaleda. Eso fue el 17 de agosto y saludó en su primero y obtuvo una oreja del sexto con los caballos RONCAL, CHICUELO, DANUBIO, ALBAICIN, ZALACAIN (imagen derecha), MARIACHI y MAZANTINI. Y decimos que sólo estaba contratado para una tarde, porque el 19 de agosto, ante la ausencia del cartel de Enrique Ponce, Pablo entró de nuevo en el cartel, ahora junto al toricantano Iker Javier Lara, Juan Serrano "Finito de Córdoba" y Antón Cortés, saludando en el tercio tras lidiar un complicado toro de Murube a lomos de RONCAL, LABRIT, DANUBIO y MARIACHI.

Y sería en la temporada 2003 cuando el estellés actuaría en más ocasiones en el coso bilbaíno. Comenzó el 9 de mayo, abriendo el cartel del Festival del Club Taurino bilbaíno y obteniendo una oreja de un toro de Antonio Bañuelos, montando a RONCAL, FUSILERO, NATIVO y CERVANTES. El lujoso cartel lo completaban Enrique Ponce, Julián López “El Juli”, César Jiménez, Javier Valverde y Pedro Gutiérrez Lorenzo.

La segunda contratación, era dentro del cartel de la Aste Nagusia, en la corrida de rejones celebrada el 16 de agosto y junto a Leonardo Hernández y Andy Cartagena, lidiando toros de Murube bajo una pertinaz lluvia, que dificultó mucho la labor de los caballos en un suelo cada vez más pesado. Los valientes en esta ocasión fueron MISTRAL, MONTERREY (en la imagen izquierda), CHICUELO, DANUBIO, GAYARRE, CAMPOGRANDE y CERVANTES. Tampoco se abrió la puerta grande en esta ocasión, escuchando saludos en su primero y obteniendo una oreja en el que hizo quinto.

Sí se abrió la puerta grande en la segunda comparecencia en esta Aste Nagusia 2003 y se abrió por todo lo alto. Pablo entró en el cartel por la puerta de las sustituciones, en este caso de David Fandila “El Fandi” y completando un cartel en el que él lidiaría un toro de Murube y Antonio Ferrera, Juan Diego y Antón Cortés, seis de Alcurrucén. Pero pese a entrar como sustituto, su protagonismo comenzó desde antes de comenzar el festejo, porque ese 18 de agosto, Pablo cumplía catorce años de alternativa y además esa corrida hacía la número mil desde que tomara la alternativa en Tafalla en 1989. Por ese motivo el Ayuntamiento de Bilbao, en los prolegómenos le obsequió con una placa conmemorativa y un Aurresku, bailado por un ezpatadanzari een el propio ruedo, todo ello antes del paseíllo. Después Pablo se encargó de alargar su historia con una faena memorable que le sirvió para nueve años después volver a abrir la Puerta Grande del coso de Vistalegre, cosa que en esos nueve años, ningún otro rejoneador ha logrado. Fue una faena casi perfecta con unos peones que ese día se llamaron MISTRAL, DANUBIO, GAYARRE y CERVANTES. Precisamente la vuelta al ruedo la dio Pablo acompañado de Gayarre que tuvo una tarde inolvidable y fue pieza fundamental en los dos trofeos obtenidos.

VER CARTEL

FECHA 14 de Agosto de 2004
LUGAR Plaza de toros Vista Alegre de Bilbao, España
ENTRADA Casi lleno
RESEÑA Fermín Bohórquez (silencio y saludos)
Pablo Hermoso de Mendoza (saludos y saludos tras aviso)
Sergio Galán (saludos y saludos)
TOROS
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Los Espartales, número 7, 591 Kg. De salida FUSILERO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (tres cortas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Los Espartales, número 15, 615 Kg. De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CAMPOGRANDE (2 banderillas) y CHICUELO (2 banderillas); y FOSFORO (dos rosas, un par a dos manos de cortas, un rejón de muerte, seis descabellos y dos entradas con la espada).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

SAMURAI, NATIVO y DE PAULA

 

Espléndida tarde de toros en Bilbao, en cuanto a lo climatológico, con toros, sol y moscas, cosa poco habitual en la capital vizcaína, pero que hoy nos sorprendió gratamente. Y también nos sorprendióPablo con el mal uso de los rejones de muerte, que le volvieron a cerrar una puerta grande de plaza de primera.

Y decimos esto, porque hoy en Bilbao Pablo realizó dos buenas faenas, muy buena diríamos la segunda de ellas, con las que tenía la bendición del público y el triunfo casi asegurado, pero que ambas cayeron por tierra en el punto final de las mismas.

Abrió su tarde de forma sensacional a lomos de FUSILERO con quien paró los ímpetus del segundo de la tarde, con un paso calmado, casi sin galopar, doblándose muy despacio con el toro, colocando un primer rejón de castigo atacando en corto y uno segundo viniéndose de largo, dejándose ver mucho y quebrando en la misma cara. Todo ello lo remató con una serie de piruetas ajustadas que levantó los primeros clamores en el tendido. Salió en banderillas CHENEL y el caballo brilló desde el principio en los galopes de costado, muy ceñidos y en un remate por las tablas, en el que parecía imposible que cupiera, pero del que salió limpio y torero. En la ejecución de las banderillas el caballo no estuvo tan rematado como en otras ocasiones y eso hizo que la colocación de las mismas fuese un tanto desigual. El tono de la faena volvió a subir con FOSFORO, primero con dos banderillas cortas a una mano y luego con el par a dos manos, con el toro en los medios y dejándose ver. El rejón de muerte entró medio y un tanto caído. El público pidió con fuerza una oreja para el de Estella, pero la presidencia consideró que no la merecía y todo quedó en una cerrada ovación.

El quinto de la tarde fue un toro con fijeza y movilidad, al que Pablo comenzó hilvanando una gran faena desde los rejones de castigo montando a CURRO. Disfrutaban en cada pasada, y hasta en tres ocasiones toreó al toro con el sombrero arrancando los “olés” en los tendidos. Lo que vino a continuación fue el acabose, con un CAMPOGRANDE en vena, atravesando sus mejores momentos de una gran temporada. Llevaba al toro de lado a lado de la plaza cosido a su piel, pero sin un solo toque, sin perderle la cara y con la suya entre los pitones. Por momentos caballo y toro parecían una sola figura. También a continuación CHICUELO parece que picado por las piruetas de FUSILERO, ejecutó las suyas muy cerca de los pitones, manteniendo el nivel de emoción que la faena requería y que también se vivió en las banderillas, alejándose del toro hasta las mismas tablas para reunirse con él en el centro del ruedo. En el último tercio el toro ya se rajó y se fue a tablas, dificultando la colocación de las rosas, sobre todo la segunda de ellas, colocada al tercer intento por Pablo. No obstante Pablo no quería que se le fuera el triunfo y solicitó permiso para un nuevo par a dos manos y aunque no eran los terrenos del toro, Pablo dejó ambas cortas en lo alto del morrillo. No sabemos si la presidencia hubiese concedido las dos orejas caso de matar al toro de buenas maneras, pero lo que sí sabemos es que el público las hubiese pedido, porque la faena había calado fuerte en un abarrotado tendido. Pero esto son conjeturas, porque el medio rejón dejado por Pablo no fue suficiente y debía haber colocado otro más. Y si no lo hizo fue porque al toro, totalmente enculado en tablas, no iba a resultar sencillo sacarlo de esos terrenos y por ello agarró el descabello. Como el toro estaba muy entero y no humillaba, hasta en seis ocasiones utilizó el descabello sin resultados positivos, por lo que solicitó la espada dejando una media y una entera que acabaron con el astado, eso sí, escuchando un aviso presidencia. A pesar del petardo en el último tercio, Pablo fue obligado por el respetable a salir a saludar al tercio, en agradecimiento a una faena que había gustado al aficionado.

 

 

.

PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL