FECHA 18 de Abril de 2004
LUGAR Plaza de toros de Illumbe, San Sebastián, Guipuzcoa, España
ENTRADA Casi media plaza
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (silencio y oreja)
Enrique Ponce (saludos tras aviso y silencio)
César Jiménez (silencio tras dos avisos y oreja tras aviso)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Espartales, número 11, 552 kg. De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (4 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (3 cortas y seis pinchazos con el rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Espartales, número 5, 560 kg. De salida FUSILERO (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (1 banderilla) y CAMPO GRANDE (3 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (dos rosas y un rejón de muerte tras pinchazo).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CHICUELO, GAYARRE, NATIVO y DE PAULA

   
 

Una nueva tarde en la que el rejón de muerte privó a Pablo de salir por la puerta grande de una plaza de postín.

Hoy en la plaza de toros de Illumbe, abrió plaza con un buen toro de Espartales, al que hizo auténticas diabluras. Lo paró de salida extraordinariamente a lomos de CURRO, castigándolo lo justo para que mantuviera la buena movilidad que se le preveía y pudiera dar un buen juego en banderillas. Y desde luego que dio buen juego e hizo que se luciera una nueva tarde el caballo CHENEL, que volvió a estar sensacional en un tercio de plena complicidad con los tendidos, que pese a ser el primer toro, no acusaban la frialdad del ambiente. El joven CHENEL galopó de costado a lo largo del anillo con el toro embebido en su cola, para luego citarlo en corto y con un leve toque de pitón, salir con inmaculada limpieza. Así hasta en cuatro ocasiones. No permitió que ningún otro caballo colaborara en este tercio. Este toro era suyo, y solo suyo y a fé que tanto él, como los espectadores lo disfrutamos plenamente.

Pablo no permitió que los auxiliadores sacarán al toro de tablas y él montando a FOSFORO lo citó en corto para llevarlo hasta el tercio, donde le colocó dos cortas, arrimándose mucho y llevando incluso algún topetazo en la pierna del rejoneador, pero manteniendo el buen nivel de la faena.

El triunfo estaba servido, pero vino un auténtico sainete con el rejón de muerte. La cosa no comenzó bien porque el primer intento pegó en un palo de banderilla y desplazó el impulso de Pablo muy atrás, además de ser golpeado Pablo en el costado por una banderilla. Luego vendrían más pinchazos y al final, el silencio para una faena que debía haber sido de dos orejas.

El segundo toro, no tuvo la claridad de embestida de su hermano y tenía el problema de echar la cara arriba en el momento de la reunión. Le costó prestar atención a FUSILERO, pero la experiencia y la eficaz labor de caballo y caballero consiguieron meterlo en la canasta, con dos rejones de castigo dejándose ver desde lejos y sorprendiendo al respetable con una pirueta a la salida de la segunda suerte.

El toro no quería colaborar y le costó a LABRIT colocarlo en suerte para la primera banderilla. Tras dos pasadas en falso en las que el toro medía los pasos del caballo, a la tercera no falló. Pablo pudo dejar la banderilla, pero el toro golpeó en los cuartos traseros a LABRIT, sin otra consecuencia que la sustitución del caballo. Y el sustituto fue CAMPO GRANDE que firmó los mejores momentos de la lidia de este cuarto toro y que consiguió que los tendidos volvieran a vibrar, con sus espectaculares giros, provocando con la cara metida entre los pitones, dando muletazos con el costado y colocando tres banderillas en todo lo alto.

La faena se había venido arriba y FOSFORO mantuvo la tensión son dos rosas y un rejonzazo de efecto fulminante. La lástima que necesitó un pinchazo previo, pese a lo cual la petición fue mayoritaria y la oreja concedida.

   
 
 
6 TOROS 6
www.6toros6.com
Por Alfredo Casas

CESAR JIMÉNEZ SE REIVINDICA

.......................
El rejoneador Hermoso de Mendoza desperdició con un mal uso del rejón de muerte su aseada y templada primera actuación, en la que utilizó dos caballos del hierro de su propiedad: “Curro” y “Chenel”. Al “bisonte americano” que salió en cuarto lugar Pablo le clavó dos rejones de castigo, llegando de lejos, dejándose ver, ciñendo los embroques y saliendo de la cara con piruetas de pitiminí. Más tarde cuajó en la corta distancia un vibrante tercio de banderillas a los lomos del flexible “Campogrande”; por momentos parecieron un mitológico centauro: hombre y caballo en un ser. Tras dos rosas de clamor a los lomos del valiente “Fosforito” y un rejón de muerte caído, el presidente concedió una oreja unánimemente pedida por el respetable.

DIARIO VASCO
Por Julio Díaz de Alda

OREJAS PARA PABLO Y CESAR CON UN “GUION” CONOCIDO

Casi Todo salió de acuerdo con el guión. Subió, con creces, el índice de asistencia ante un cartel atractivo como el de ayer. Hubo atascos en los accesos, como cabía esperar en una tarde lluviosa y fresca y los maestros anunciados en el cartel que cerraba la miniferia de primavera se comportaron como arriba queda dicho, de acuerdo con el guión.
El rejoneador navarro sigue teniendo un tirón extraordinario para el público –y ayer se notó de forma clara-. Venía de Sevilla de cortar una oreja y llegó hasta San Sebastián para cortar otra. Aparentemente, un resultado más que aceptable pero al excelente caballero navarro se le empieza a notar que ha llegado al cenit de una carrera en la que cada vez es más difícil mantenerse como ídolo indiscutible. Ayer dio una de cal y otra de arena. Siempre inteligente, a lomos de una cuadra que va renovando, el navarro no pasó de la corrección en los rejones de recibo a su primero.
Subió ligeramente de tono en las banderillas y fracasó de forma evidente a la hora de enarbolar y prender el rejón de muerte. Una faena más fría que de costumbre envuelta, eso sí, en una doma impecable, pero que al final, no consiguió calentar al público donostiarra. Hasta seis veces intentó acabar con Voltereta y cuando lo consiguió hubo de conformarse con unas tímidas palmas.
El navarro, de todos modos, es mucho navarro para dejarse escapar la oportunidad que ayer le brindaba la plaza donostiarra. Con idéntica maestría a los lomos de sus caballos aumentó la dosis de picante y arriesgó bastante más en su segundo clavando tres pares de banderillas francamente superiores por los adentros. Excelente doma y modos a la hora de clavar las rosas y acierto fulminante con el rejón de muerte haciéndolo todo él. Hermoso iba a por la oreja y la consiguió en buena ley.
Todos contentos....o casi todos. Poco que se observe y que se sienta, faltaba ayer la gran vibración del toreo a caballo que siempre ha brindado el rejoneador navarro. Casi todo lo que hizo, lo hizo bien pero..

ABC
www.abc.es

PREMIADOS HERMOSO Y CESAR JIMENEZ EN SAN SEBASTIAN

Pablo Hermoso de Mendoza y César Jiménez cortaron una oreja en la corrida misma celebrada ayer en San Sebastián. Se lidiaron dos toros para rejones de Los Espartales, bueno el primero y parado el cuarto..........Hermoso, palmas y oreja.

TOROS, SOL Y MOSCAS

PABLO SEUL ET UNIQUE¡

Àpeine 3500 personnes (la moitié venues de ce côte-ci de la frontière) pour assister à une corrida en hiver….La pluie, le froid….heureusement la couverture¡ Il ne manquait que le chauffage, car en piste on vit peu de chose à pied et une nouvelle fois, merci Pablo, car c’est lui qui a sauvé la tarde et il justifie encore une fois ses honoraires. Il est l’égal, ou mieux encore, des meilleurs toreros à pied, et ce fut aujourd’hui le seul sujet de satisfaction.
Premier toro de la ganaderia de Los Espartales Nº 11, 552 kilos. Cheval de sortie: Curro (deux rejons), cheval de banderilles: Chenel (Quatre banderilles) et pour le dernier tercio: Fósforo (trois banderilles courtes et six pinchazos avec le rejon de mort).
Deuxième toro de la ganaderia de Los Espartales, Nº 5, 560 Kilos. Cheval de sortie: Fusilero (deux rejons de châtiment); chevaux de banderilles: Labrit (une banderille) et Campo Grande (trois banderilles) et pour le dernier tercio : Fósforo (deux roses et un rejon de mort après un pinchazo).
Une fois de plus le rejon de mort priva Pablo de sortir par la grande porte d’une plaza de catégorie. Un bon toro de Los Espartales inaugura la corrida, devant lequel Pablo réalisa des choses incroyables. Il l’arrêta dès sa sortie d’une façon extraordinaire, monté sur Curro, châtiant l’animal juste comme il fallait pour qu’il pût garder la bonne mobilité et donner un bon jeu aux banderilles. Et il donna effectiviment un bon jeu, permettant une nouvelle fois au cheval Chenel de briller. Il fut à nouveau sensationnel, très en osmose avec le public qui, bien que ce fût le premier toro, n’était pas froid comme cela arrive si souvent. Le jeune Chenel galopa de côté tout autour du ruedo, alors que le toro semblait lui mordre la queue. Puis il le cita de près, lui effeurant la corne, pour ensuite sortir de la suerte très proprement. Il fit ceci quatre fois. Il ne permit pas qu’un autre cheval participât à ce tercio. Ce toro était le sien, et seulement le sien. Aussi bien lui que les spectateurs étaient enthousiasmés.
Pablo ne permit pas que les peons sortissent le toro des planches et, monté sur Fósforo, il le cita de près pour l’amener jusqu’au tercio où il lui planta deux banderilles courtes, très courageusement, recevant même un petit coup sur la jambe, mais maintenant la faena à un bon niveau.
Le triomphe était gagné mais Pablo échoua complètement avec le rejon de mort. Cela commença mal : à la première tentative, il planta le rejon de mort sur une banderille, et Pablo fit un bond en arrière, étant de plus frappé dans les côtes par une banderille. Il pinchera encore cinq fois et ne récoltera que le silence pour une faena qui méritait deux oreilles.
Son second toro ne chargea pas aussi clairement que son frère et levait la tête au moment de la réunion avec le cheval. Il eut beaucoup de mal à prêter attention à Fusilero mais l’expérience et le travail afficace du cheval et du cavalier en eurent raison. Il planta deux rejons de châtiment, citant de loin et surprenant le public avec une pirouette à la sortie de la deuxième suerte.
Le toro ne voulait pas collaborer et Labrit eut du mal à le mettre en suerte pour la première banderille. Après deux feintes où le toro prenait la mesure du cheval, il réussit à clouer. Pablo put laisser la banderille mais le toro toucha l’arrière-train de Labrit, et le rejoneador remplaça le cheval, qui n’était pas blessé. Il sortit alors Campo Grande, qui signa les meilleurs moments de la lidia de ce quatrième toro, et qui réussit à faire vibrer de nouveau les tendidos avec ses spectaculaires pirouettes, citant avec la tête du cheval entre les cornes, exécutant des muletazos avec le flanc et clouant trois banderilles magnifiques. La faena devenait de plus en plus intense, et Fósforo maintint la tension avec deux roses et un rejonazo d’effect fulminant. Malheureusement un pinchazo l’avait précédé, mais la pétition fut quand même majoritaire et Pablo obtint une oreille.