FECHA 28 de septiembre de 2003
LUGAR Plaza de toros de Pozoblanco, España
ENTRADA Lleno
TOROS
RESEÑA Javier Buendía (vuelta al ruedo)
Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y oreja)
Álvaro Montes (oreja y oreja)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Castilblanco, número 14. De salida FUSILERO (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (4 banderillas); y para el último tercio NATIVO (3 cortas, un par a dos manos y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Castilblanco, número 8. De salida COYOTE (2 rejones de castigo); en banderillas CAMPO GRANDE (3 banderillas); y para el último tercio NATIVO (3 rosas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

 

   
 

Remató Pablo Hermoso de Mendoza la temporada europea 2003 con otro triunfo y otra Puerta Grande. Esta vez ocurrió en la plaza cordobesa de Pozoblanco, donde obtuvo tres orejas de un lote de Castilblanco, que dio un juego correcto, parándose el quinto de la tarde, y con movilidad y transmisión el segundo.

Pablo volvió a certificar que montando a NATIVO es un auténtico cañón con el rejón de muerte y terminó con ambos enemigos de un solo golpe, siendo especialmente espectacular la muerte del segundo de la tarde, al que le cortó las dos orejas.

Antes, con este toro, habían brillado a un buen nivel FUSILERO de salida, especular como siempre en la forma de parar al toro con su cola, en la colocación de los rejones de frente y en las piruetas en la cara del astado. Y en banderillas todo el peso lo llevó LABRIT. El caballo que parece que torea con "frac" o con "esmoquin" volvió a poner los pelos de punta, sobre todo en el primer quiebro, con el toro arrancado como un tren, y aguantando una enormidad. Cuatro banderillas, dando el pecho y la cara, y siempre saliendo con limpieza. Fue un tercio para entendidos, sin un solo alarde, sin un solo gesto fuera de la cara del toro. Un tercio de toreo caro. Después el turno era para NATIVO que certificó que el toro de ayer de Logroño, ya lo tenía olvidado, y que hoy era otra historia. Se arrimó como siempre en la colocación de las banderillas cortas y en un ajustado par a dos manos que arrancó las mayores ovaciones de la tarde. Después, lo dicho, rejonazo, y dos orejas.

El quinto se desentendía de COYOTE y apenas pudo encelarlo una sola vez con su cola o la bandera, teniendo que castigarlo al sesgo, por su continua huída a tablas. CAMPO GRANDE también certificó que atraviesa por un gran momento, y tiró una y otra vez del toro, provocando una embestida que llegaba en pequeños tramos, con escasa transmisión. La transmisión la ponían solamente Pablo y CAMPO GRANDE. Con este panorama Pablo optó por nos sacar a CHICUELO y fue directamente por NATIVO, con el que colocó tres rosas en lo alto del morrillo y antes de ir por el rejón de muerte, agarró un par de cortas que colocó a dos manos. Hubo fuerte petición de la segunda oreja, pero el premio final fue de un trofeo.

Al final, como colofón de esta corrida y de una temporada más, y como viene siendo habitual en los últimos años, Pablo Hermoso de Mendoza abandonó el coso de Pozoblanco a hombros de los miembros de su cuadrilla.