FECHA 12 de septiembre de 2003
LUGAR Plaza de toros de Albacete, España
ENTRADA No hay billetes
TOROS
RESEÑA Joao Moura (saludos y vuelta)
Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y dos orejas)
Andy Cartagena (oreja y dos orejas)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Benítez Cubero, número 57, 526 kilos. De salida MISTRAL (1 rejón de castigo). Fue devuelto al corral por la presidencia por caer repetidamente, fallándole las manos.

Primer toro bis de la Ganadería de Montalvo, número 113, 499 kilos. De salida MISTRAL (1 rejón de castigo) y FUSILERO (1 rejón de castigo); en banderillas CHICUELO (4 banderillas); y para el último tercio NATIVO (2 cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Benítez Cubero, número 28, 608 kilos. De salida COYOTE (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (4 banderillas); y para el último tercio NATIVO (3 rosas y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

DANUBIO, CAMPOGRANDE, GAYARRE y CERVANTES

   
 

A pesar de que la corrida era televisada en directo por TVE, la entrada no se resintió en absoluto y como en años anteriores, se colocó el cartel de "No hay billetes" desde bien temprano.

Con este gran ambiente, quizás lo que no esperábamos nadie es que la corrida resultara tan accidentada, si bien, tras el juego dado por los toros de Benítez Cubero el pasado domingo en Ronda, las expectativas no eran, en ese sentido, muy halagüeñas.

Y esas negras esperanzas, se confirmaron con el segundo toro de la tarde. Salió con muchos bríos y MISTRAL lo enceló en redondo, muy en corto, acometiendo sus primeras embestidas y colocándolo en el lugar idóneo para dejar un solo rejón de castigo. Pablo ante lo frágiles que resultaron los toros en Ronda, optó por no castigar más al Cubero y se fue por GAYARRE. Durante el cambio, los auxiliadores trataron de sacar al toro a los medios, y el toro no andaba ni dos metros sin dar con su cuerpo en el suelo, blandeando de las manos. Cuando Pablo apareció con GAYARRE, la Presidencia ya había devuelto el toro a los corrales.

Salió en su lugar un toro de Montalvo, ganadería desconocida en corridas de rejones, y que nadie sabía el juego que podía dar, aunque se sospechaba que no sería bueno. Volvió Pablo a castigarlo con MISTRAL, pero el caballo castaño no pudo terminar el tercio, porque al salir del rejón de castigo, un mal paso, hizo que cojeara ostensiblemente de la mano derecha y tuvo que ser retirado al patio de caballos. En estos momentos viaja a Acedo, para ser revisado por el veterinario Paco Ganuza y ver el alcance de la lesión, posiblemente de rodilla. Terminó el tercio FUSILERO con un extraordinario segundo rejón de castigo, llegando muy cerca y rematando perfectamente la suerte con una pirueta. El toro no era fácil de doblegar y tenía transmisión para el público, pero dificultad para el torero y por eso Pablo, apostó por CHICUELO para todo el tercio de banderillas y el caballo lo cierto es que hizo un alarde de valor y de llegar encima del toro, incluso ajustándose en piruetas, difíciles por la movilidad del toro. Remató la labor, el caballo de la semana, NATIVO, de forma sensacional, tanto en dos banderillas cortas, en las que colocó al toro debajo mismo del estribo para que Pablo sólo tenga que dejarlas y sobre todo con el rejón de muerte, también soberbio de ejecución. Hubo ligera petición de la segunda oreja, pero se acalló pronto.

El quinto de la tarde, un toro que estaba desechado a la hora del sorteo, y que al final las cuadrillas, convencieron a la autoridad de que el toro estaba bien y salió al ruedo. El encargado de pararlo ahora fue COYOTE, y brilló en la colocación de los dos rejones, perfectos en lo alto del morrillo. En banderillas, vino lo de más calidad torera de toda la tarde, con un LABRIT que expuso al máximo como siempre, que pisa esos terrenos que casi ningún otro caballo en el toreo pisa, y que puso el "pelo de punta" a muchos espectadores en más de una ocasión. Tres quiebros perfectos, dejando al toro en el estribo, sin espacio entre ambos animales. Como decimos fue la perfección, sobre todo una pasada, toreando con la banderilla y sin clavar, que como decimos, fue lo mejor de la tarde. En la cuarta banderilla, el toro no le dejó salida, y estuvo a punto de sufrir un percance, saliendo ileso. De nuevo cerró la lidia, con buena nota NATIVO, ahora con tres rosas, dos de ellas se quedaron arriba, con la suerte del "teléfono" y con otro rejón hasta la bola.

Nueva salida a hombros del coso de Albacete, en una cita que también se está convirtiendo en talismán para el rejoneador estellés.