PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA
12/10/2003 TIJUANA

 

El 15 de octubre de 2000, Pablo Hermoso de Mendoza se presentaba en la Ciudad de Tijuana (Baja California) y en su Plaza de Las Playas junto a Rafael Ortega y Uriel Moreno "El Zapata", lidiando toros de la Viuda de Ochoa. La expectación esa tarde fue total, con una entrada como no se recordaba en dicho coso y con una labor de Hermoso de Mendoza que todavía se recuerda, obteniendo una oreja en su primero y dos orejas y rabo en su segundo toro, que incluso provocaron las lágrimas del veterano charro que se las entregó en los medios del coso de Las Playas. Aquella histórica tarde saltaron a las arenas tijuanenses LABRIT, MARTINCHO, ALBAICIN, CAGANCHO, CHICUELO y BORBA, que destacó en un espectacular par a dos manos.

La presentación en la Plaza el Toreo de esta Ciudad sería el 11 de marzo de 2001 con dos toros de Pilar Labastida y efectuando el paseíllo junto a los matadores Uriel Moreno "El Zapata" y César Castañeda. En esta ocasión Pablo montó a TABASCO, DANUBIO, VITI, CAGANCHO, CHICUELO y MARIACHI y con ellos obtuvo palmas y dos orejas (en la foto la vuelta al ruedo).

La tercera actuación de Hermoso de Mendoza en Tijuana, tuvo como escenario nuevamente el coso de Las Playas, el domingo 13 de octubre de 2002, lidiando dos toros de Jorge Hernández Andrés y compartiendo tarde con los jóvenes matadores Fernando Ochoa y Fermín Spínola. El estelles resultó el triunfador del festejo al cortar una oreja de su primero y llevarse los máximos trofeos de su segundo merced a una actuación extraordinaria de los hermanos ALBAICIN (imagen derecha) y CHICUELO. Junto con ellos estuvieron EBANO, RONCAL, LABRIT, DANUBIO y MARIACHI.

VER CARTEL

FECHA 12 de octubre de 2003
LUGAR Plaza de toros Monumental de Las Playas, Tijuana, Baja California, México
ENTRADA Tres cuartos de plaza
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (silencio y oreja)
Rafael Ortega (dos orejas y silencio)
Cesar Castañeda (dos orejas y silencio)
TOROS (2,3,5,6) (1)
(4)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Celia Barbabosa, nombre Bravucón, número 56, 485 kg. De salida MONTERREY (2 rejones de castigo); en banderillas GAYARRE (dos banderillas) y CAMPO GRANDE (3 banderillas); y para el último tercio NATIVO (2 cortas, dos rejones de muerte y tres golpes de descabello).

Segundo toro de la Ganadería de Refugio Peña, nombre Afortunado, número 173, 450 kg. De salida FUSILERO (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (2 banderillas) y CHICUELO (3 banderillas); y para el último tercio NATIVO (2 rosas, dos pares de banderillas a dos manos y un rejón de muertes tras un pinchazo).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS CERVANTES y COYOTE

 

En muchas ocasiones el resultado de trofeos obtenidos en una corrida de toro no refleja en lo absoluto lo que acontece en la arena de un ruedo taurino. Y hoy ha sido uno de esos días, ya que de no haber sido porque falló con el rejón de muerte, estaríamos hablando de que Pablo Hermoso de Mendoza habría salido con un mínimo de cuatro apéndices de la Monumental de Las Playas.

El centauro español, ya recuperado de la gastroenteritis que le afectó el día de ayer, tuvo una tarde destacada ante la mejor entrada que ha provocado en esta plaza desde su presentación. A su primero, un toro que colaboró en los dos primeros tercios de la lidia, lo recibió montando a MONTERREY, acoplándose rápidamente a la embestida y castigándole con dos rejones de buena manufactura. GAYARRE inició el tercio de banderillas con dos de ellas en lo alto del morrillo, templando mucho en los encuentros; el de Celia Barbabosa parecía ir a más y Pablo sacó a CAMPO GRANDE que estuvo simple y sencillamente colosal, toreando siempre en corto, dando el pecho y la cara, despidiendo siempre los encuentros con suficiencia y proyectando una barbaridad a los tendidos, gran tarde del de Vidrié que dejó su lugar a NATIVO, en momentos en que el toro había perdido acometividad y empezaba a defenderse. Aún con ello Hermoso de Mendoza le colocó tres cortas, manteniendo el nivel de la faena y desafortunadamente necesitó de dos rejones de muerte y tres descabellos para culminar una labor que pudo haber sido de dos orejas.

El cuarto de la tarde también fue aprovechado al máximo por el navarro, quien de salida le saludó a lomos de FUSILERO y dejándole dos rejones de castigo, toreando con la bandera y recortándole progresivamente los terrenos. LABRIT apareció en el ruedo y demostró que en la actualidad es el caballo que con más pureza y verdad realiza los quiebros, efectuando dos de ellos, de poder a poder, que con seguridad quedaron grabados en la mente de quienes los apreciaron. CHICUELO llegó para contribuir en tres banderillas más aderezadas por sus ceñidas piruetas aprovechando el viaje del toro. Para el remate llegó de nuevo NATIVO y con él Hermoso se dio gustó colocando dos rosas, dos pares de banderillas a dos manos, excelente el segundo de ellos y nuevamente el infortunio con el acero pinchando en el primer intento y sepultando posteriormente el acero hasta la empuñadura para provocar que el astado rodase espectacularmente sin puntilla, llevándose así una merecida oreja.

 

 


EL MEXICANO (www.el-mexicano.com.mx) POR VILLAMELON 03
EXTRACTO DE LA RESEÑA

TRIUNFOS DE HERMOSO, ORTEGA Y CASTAÑEDA

El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, Rafael Ortega y el tijuanense César Castañeda, dieron una gran tarde ayer en "La Monumental" de Playas de Tijuana en lo que fue la última corrida de este serial 2003.
Un entradón, algo así como 14 mil aficionados, en el "coso a la orilla de mar", al grado de que todavía en el tercer toro seguía entrando gente.


En fin, el nombre de Pablo Hermoso de Mendoza sigue siendo un imán en las taquillas y este Caballero en Plaza no defraudó con dos estupendos rejoneos a "Bravucón" y "Afortunado", de la divisa de Cuco Peña, lástima que en el primero falló con el rejón de muerte de lo contrario en lugar de una oreja cuando menos se lleva tres en las alforjas.

HERMOSO

El arte del rejoneo en manos de Hermoso de Mendoza y sus jacas se torna en algo fuera de serie y así fue cuando el navarro montó a "Danubio", "Labrid", "Fusilero" y "Chicuelo", con los dos últimos entusiasmando en las piruetas que hacen en la cara del toro.
Con "Bravucón", Pablo se lució con los rejones de castigo, banderillas, sobre todo con tres pares de cortas, pero falló con el rejón de muerte y tuvo que bajarse de su corcel para descabellar al de Cuco Peña.
Su labor con "Afortunado" fue superior pues utilizando su caballo como muleta tuvo que ir hasta tablas por un astado que tendía aquerenciarse y poco a poco lo metió en suerte para volverse a lucir con los rejones de castigo, sobre todo con las banderillas colocando dos pares a dos manos y finalmente dos rosas en todo lo alto del morrillo. El navarro también se dio gusto haciendo el "teléfono". Ya con el rejón de muerte, hubo dos metisaca hasta que acertó con un estocadón que fue de efectos fulminantes. Sólo hubo una oreja como premio y es que el juez José Luis Pajón no se deja impresionar tan fácilmente.


FRONTERA (www.frontera.info) POR "EL ESPONTANEO"
EXTRACTO DE LA CRONICA

DESPIDEN TEMPORADA CON CLASE

El rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza vino a confirmar que es un imán de taquilla y el público hizo la mejor entrada.

Con este sensacional rejoneador, el espectáculo estaba garantizado.

Abrió plaza en los lomos de “Gayarye” para parar y medir la embestida de su enemigo, clavó muy bien los primeros rejones de castigo y hubo que encelar al astado para que embistiera ante los cites que hacía ahora sobre “Monterrey”.
“Campo grande” y “Nativo” fueros los equinos con los que se complementó para lograr una faena que mantuvo la atención del público durante todo su desarrollo; le faltó emotividad al toro, que de repente se agarraba al piso, pero los aplausos no faltaron; ejó trasero el rejón de muerte y hubo que usar el descabello.
En su segunda salida usó a “Fusilero”, de salida, “Nativo” para matar y a sus estrellas “Labrit” y “Chicuelo”.
Con un animal más pronto, el rejoneador logró que su faena fuera mucho más intensa que la primera; además de la labor propia para encelar al toro, hicieron su aparición los giros en la cara, los quiebros, los pares de banderillas a dos manos y dos rosas de castigo en todo lo alto.
La respuesta de la asistencia no se hizo esperar y de no haber errado en los dos primeros intentos con el rejón de muerte, se hubiera retirado con algo más que una oreja.

.

PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL