PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA
19/10/2003 CIUDAD JUAREZ

 

La del próximo domingo, será apenas la segunda ocasión en que Pablo Hermoso de Mendoza realice el paseíllo en el coso Monumental de la fronteriza Ciudad Juárez.

En debut y hasta el momento única actuación en esta plaza chihuahuense del estelles, aconteció el 22 de octubre de 2000, con toros de la Viuda de Ochoa, siendo ovacionado en su primero y cortando una oreja de su segundo, teniendo como acompañantes en el cártel a los diestros aztecas Federico Pizarro y Jerónimo.

En aquella tarde Hermoso de Mendoza utilizó a LABRIT, MARTINCHO, ALBAICIN (en la imagen), CHICUELO, VITI y BORBA.

VER CARTEL

FECHA 19 de octubre de 2003
LUGAR Plaza de toros Monumental de Ciudad Juárez, Chihuahua, México
ENTRADA Casi lleno
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (ovación y dos orejas y rabo)
Oscar San Román (silencio y ovación)
Fernando Ochoa (dos orejas y palmas)
TOROS
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Piedras Negras, nombre Tragaleguas, número 65, 485 kg. De salida FUSILERO (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (3 banderillas); y para el último tercio NATIVO (2 cortas, 1 par de banderillas a dos manos, dos rejones de muerte y un golpe de descabello).

Segundo toro de la Ganadería de Piedras Negras, nombre Naire, número 28, 485 kg. De salida COYOTE (2 rejones de castigo); en banderillas CAMPO GRANDE (3 banderillas) y CHICUELO (1 banderilla); y para el último tercio CERVANTES (2 rosas, dos cortas, tres pares de banderillas a dos manos y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS GAYARRE y MONTERREY

 

Había transcurrido la primera mitad de la corrida y en el ambiente se palpaba la expectación del público, que provocó la mejor entrada que se recuerda en 25 años en el coso Monumental; por tener la oportunidad de atestiguar un triunfo del rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza. El estelles se encontraba listo en el ruedo montando a COYOTE y se abrió la puerta de toriles para que saliera Naire, un cárdeno claro que en cuanto sintió el castigo del primer rejón, se rajó y fue a refugiarse a tablas, lugar de donde no quiso ya salir. En ese momento ningún aficionado pudo imaginar siquiera que Pablo pudiese hacer otra cosa que no fuera el despenar rápidamente a este manso de solemnidad. Pero no contaban con la raza y el interés por agradar que siempre manifiesta el centauro español, factores que a la postre fueron determinantes para que Hermoso de Mendoza se inventara una faena de la nada, cimentada en el extraordinario dominio de sus caballos y en el preciso conocimiento que tiene sobre los terrenos de lidia. El milagro comenzó a obrar cuando salió al ruedo CAMPO GRANDE y con él Pablo decidió ir a plantar cara en el terreno que concedía el burel, la zona de tablas, de esta manera aguantando lo indecible el binomio pudo colocar cuatro banderillas que tuvieron como común denominador la entrega total de jinete y equino, prácticamente teniendo que abalanzarse sobre el manso aprovechando el poco recorrido que este hacía al hilo de las tablas. El público fue involucrándose en esta ardua tarea, terminando por entregarse totalmente al esfuerzo del caballero en plaza, que fue por CHICUELO para colocar una quinta banderilla de mucha exposición. Restaba el final y en esta ocasión Hermoso decidió venir con CERVANTES, y el tordo dejó muy en claro que puede pelear la titularidad con NATIVO, ya que se pegó un arrimón de época, permitiendo que su jinete colocase 2 rosas, 2 cortas y posteriormente en un alarde de facultades ¡3 pares de banderillas a dos manos! poniendo boca abajo la plaza. Faltaba la suerte suprema y el navarro enterró un certero rejonazo que acabó espectacularmente con la vida del burel, coronando así una obra que le permitió pasear triunfalmente los máximos trofeos de su oponente y posteriormente salir a hombros por la Puerta Grande del coso fronterizo.

Con su primero, el estelles desarrolló otra labor completa ante un astado reservón que dificultaba los embroques. Le quebrantó con dos rejones montando a FUSILERO, que dejó su lugar al siempre exacto LABRIT que en 3 quiebros mostró su condición privilegiada. NATIVO fue el encargado del último tercio, ayudando a Pablo a colocar 3 cortas, un buen par de banderillas a dos manos, perdiendo trofeos al requerir de 2 rejones y un golpe de descabello para concluir su labor.

 

 


EL DIARIO (www.eldiario.com.mx) POR RAMON GUZMAN GALLEGOS
EXTRACTO DE LA CRONICA

TRIUNFA HERMOSO DE MENDOZA

Pablo Hermoso de Mendoza, demostró ser la figura más dominante en la historia de los toreros de a caballo, al cortar dos orejas y rabo en la que fue la quinta y última corrida de la temporada, en la Plaza Monumental.

Muy por separado del triunfo del rejoneador de Estella (Navarra), España. El mejor triunfo es que la Plaza registró un semilleno, una de las mejores entradas de los últimos años. El lote de “Piedras Negras” salió con bravura y presencia. Fue una tarde redonda.

Su triunfo

El afamado rejoneador que en su primera presentación en Juárez (22 de octubre del 2000), cortó una oreja, ahora en su segunda tarde en la Monumental salió por la puerta grande, en su segundo y quinto del lote.

“Naire”, un bonito cárdeno, se prestó para que el caballero navarro ofreciera un concierto de su depurado arte montado en un caballo.

Su faena la inició con un bonito par de rejones largos, los que fueron aplaudidos por los tendidos.

Con las banderillas se vio bien, levantó el ánimo de la concurrencia, que en esos momentos se le entregó.

Luego de ir al acaballo, ofrece un espectáculo sin igual, demostrando no solamente ser el mejor rejoneador, sino la figura que hacía falta a la fiesta.

Con los rejones cortos lució la finura de su arte. En la doma de sus caballos, educados a la alta escuela, fue otro espectáculo.

El precioso astado de 470 kilos dobló con un certero rejón de muerte fulminante. Da la vuelta al ruedo, el público se le entrega y él como buen español que sabe a la perfección la lidia en el ruedo y en los tendidos, agradece, con saludos, besos y sonrisas. El juez le otorga dos orejas y el rabo. ¡Bien merecidos!.

En su primero “(Tragaleguas”), lució en sus faenas, pero a la hora de matar falló.

“Me siento muy bien, logré el triunfo que esperaba en esta plaza, esta gente es toda una hermosura”, comentó al final de su lidia el rejoneador de 37 años, 1.80 de estatura y 75 kilos. Hermoso espectáculo el de Hermoso de Mendoza. Se comentó

.

PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL