PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA
20/11/2003 SAN LUIS POTOSI

 

La presentación de Pablo Hermoso de Mendoza en la Plaza El Paseo de San Luis Potosí, fue el día 8 de enero de 2000, recién regresado de su periplo colombiano, reaparecía de nuevo en México, en una corrida televisada, junto a Gerardo Trueba y el local José Antonio Hernández, lidiando toros de Javier Garfias. Esta fue una de las tardes más redondas de Pablo en tierras mexicanas, cortando dos orejas y rabo de su primero y dos orejas de su segundo, dando una magistral lección de toreo a caballo que se pudo ver por la pequeña pantalla desde todos los puntos del país y comenzando una sensacional racha de trofeos.

Esa sensacional actuación llevó a la empresa a repetirlo en un cartel apenas un mes después, el 18 de febrero de 2000, esta vez en una corrida mixta junto a los matadores Jorge Gutiérrez y Fernando Ochoa y con toros de Marcos Garfías, al primero de su lote, Pablo lo desorejó, siendo ovacionado en su segundo astado.

Volvería a San Luis Potosí, ese mismo año, pero ya dentro de otra temporada, la 2000-2001, y fue el 20 de Noviembre de 2000, con el mismo cartel de su presentación, pero esta vez con toros de Mariano Ramírez, obteniendo también dos orejas de su segundo astado. Este triunfo lo obtuvo Pablo montando a LABRIT, TABASCO, CHICUELO, VITI, ALBAICIN, DANUBIO y BORBA.

La cuarta actuación de Pablo en la Plaza El Paseo, fue precisamente el primer día de este siglo, el 1 de enero de 2001, y además se celebraba el centenario de la primera corrida que se había dado en dicho coso, el 1 de enero de 1901. Pero el festejo se vino al traste por el pésimo juego de los toros de Claudio Huerta, así como por el mal estado del piso, que hizo que los caballos resbalasen en varias ocasiones, incluso que MARIACHI rodara por los suelos cuando se disponía a clavar una corta. Esa circunstancia, hizo también que el navarro abreviara incluso en el número de caballos que utilizó y solamente salieron a la arena, o mejor dicho al lodazal, LABRIT, QUECHUA, CHICUELO, DANUBIO y el mencionado MARIACHI. Así Pablo escuchó palmas en su primero y fue ovacionado por su entrega y riesgo en su segundo. El cartel lo completaban el rejoneador local Jorge Hernández Andrés III y los matadores Oscar San Román y Fernando Ochoa, que también se estrellaron ante el nulo juego de los de Claudio Huerta.

Ese mismo año volvería a actuar el día del Aniversario de la Revolución, el 20 de Noviembre de 2001, de nuevo en un cartel totalmente de rejones, junto a José Miguel Fernández, Eduardo Cuevas y el hispano Martín González Porras, quienes se enfrentaron a un gran encierro de Vistahermosa. Pablo volvió a demostrar su nivel en San Luis Potosí, y dibujó dos grandes faenas, premiadas con dos orejas y con dos orejas y rabo, gracias también a la labor de LABRIT, TABASCO, FUSILERO, CHICUELO, DANUBIO, ALBAICIN y MARIACHI.

Los mismos caballos, con la única sustitución de CAMPO GRANDE por el ya entonces fallecido TABASCO, fueron los que tomaron parte el 2 de marzo de 2002, y de nuevo Pablo pudo triunfar ante dos buenos toros de Javier Garfias, de los que obtuvo tres orejas, siendo compañeros de cartel, la rejoneadora Mónica Serrano y los matadores Fernando Ochoa y Leopoldo Casasola. Las fotos corresponden a esta última tarde y en ellas podemos ver a CHICUELO en acción y a Pablo Hermoso de Mendoza y el ganadero Javier Garfias dando juntos la vuelta al ruedo tras la muerte del quinto toro de la tarde.

Así llegamos a la tarde del sábado 30 de noviembre del 2002, en la séptima y hasta el momento actuación de Pablo Hermoso de Mendoza en la Plaza de Toros de San Luis Potosí, compartiendo cartel en esa ocasión con el también rejoneador español Fermín Bohórquez y los caballistas mexicanos Antonio Ortega y Eduardo Cuevas, despachando un complicado encierro de Pinares. El coloso español cuajó al sexto de la tarde una de sus mejores faenas en suelo mexicano, pletórica en dominio y arte, solo que la malogró con el rejón de muerte por lo que salió del coso potosino con solo una oreja de su primero. El equipo equino que le ayudó en esta fecha estuvo compuesto por: RONCAL, ALBAICIN, DANUBIO. MAZANTINI, MONTERREY, LABRIT, CHICUELO y MARIACHI.

VER CARTEL

FECHA 20 de noviembre de 2003
LUGAR Plaza de toros El Paseo Fermín Rivera de San Luis Potosí, S.L.P., México
ENTRADA No hay billetes
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (palmas y dos orejas)
José María Luévano (palmas y ovación)
Mario Zulaica (palmas y ovación)
TOROS
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Marco Garfias, nombre Rey David, número 205, 454 kg. De salida FUSILERO (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (4 banderillas); y para el último tercio NATIVO (3 cortas, 1 par de banderillas a dos manos y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Marco Garfias, nombre Salmantino, número 81, 482 kg. De salida CHACAL (2 rejones de castigo); en banderillas CHICUELO (3 banderillas) y CAMPO GRANDE (3 banderillas); y para el ultimo tercio NATIVO (3 cortas, 1par de banderillas a dos manos y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS DANUBIO, FOSFORITO y GAYARRE

 

Había transcurrido ya la primera mitad del festejo y la tarde parecía no remontar, existiendo en el ambiente un frío no solo climático, sino también de ánimo en la afición que llenó la plaza El Paseo Fermín Rivera con la expectativa de presenciar una corrida triunfal.

En este entorno salió al ruedo "Salmantino" y de inicio manifestó que no sería un gran colaborador en la lidia que Pablo Hermoso de Mendoza iniciaba a lomos de CHACAL con 2 rejones de castigo bastante meritorios que sin embargo no calaron en el tendido. Para banderillas el navarro decidió sacar a CHICUELO esperando que el tordo contagiase con su alegría a los tendidos, y a pesar de que jinete y caballo se esforzaron al máximo en las 3 banderillas colocadas, apenas si subió la emoción en el tendido con la expresividad y los giros del de Pinheiro. Valdría la pena señalar que gran parte de la culpa en todo ello obedecía a la escasa transmisión del burel de Marco Garfias. Pero faltaba que en el albero potosino apareciese un inspirado CAMPO GRANDE, que rompió la tarde con su toreo en un terreno inverosímil, de donde parecía no podía salir bien librado; el de Vidrié provocaba al toro prácticamente con su pecho y con su hocico, enganchándolo y llevándolo hasta la hora de la reunión, donde se consumaba la suerte al estribo, para después con un leve e imperceptible toque despedir el corto viaje del burel. Toreo caro y de pellizco del tordo que provocó la mayor emoción de la tarde entre el público que, ahora sí, no se cansó de aplaudir al binomio en el ruedo. El trabajo siguiente de mantener el nivel de la faena lo cumplió a la perfección NATIVO en las cortas, un par a dos manos donde caballo y caballero se entregaron al máximo y colocando la cereza al pastel con un rejón de muerte definitivo, que provocó el delirio del público que exigió a la autoridad una premiación acorde con el esfuerzo, misma que quedó en dos orejas, paseadas con suma satisfacción por el esteta navarro, las cuales le abrieron el paso por la quinta Puerta Grande consecutiva en su retorno a los ruedos.

Con su primero, un toro deslucido y complicado, Pablo intentó inventarse una faena que no pudo romper la frialdad del publicó más que en algunos momentos, como cuando realizó con FUSILERO ajustadas piruetas, meritorias por la fuerte acometida del burel. LABRIT en banderillas y NATIVO en el tercio final completaron una labor técnicamente correcta que fue emborronada con el rejón de muerte al descordar al toro, esfumándose así cualquier posibilidad de trofeo.

 

 

.

PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL