FECHA 17 de mayo de 2003
LUGAR Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo, Madrid, España
ENTRADA No hay billetes
TOROS
RESEÑA Luis Domecq (saludos y oreja)
Pablo Hermoso de Mendoza (saludos y oreja)
Sergio Galan (saludos y dos orejas)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 148, 546 Kg., de nombre Duradero. De salida RONCAL (1 rejón de castigo); en banderillas LABRIT (2 banderillas) y NATIVO (2 banderillas); y para el último tercio CERVANTES (dos cortas y un rejón de muerte tras dos pinchazos).

Segundo toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 73, 531 Kg., de nombre Hociquero. De salida MISTRAL (1 rejón de castigo); en banderillas FUSILERO (2 banderillas) y GAYARRE (2 banderillas); y para el último tercio MISTRAL (2 rosas y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

ALBAICIN y CHICUELO

   
 

Hace tres días hablábamos de la gran corrida que Fermín Bohórquez había echado en la Feria de Jerez y eso nos hacía ser optimistas para la de este sábado en Madrid, dentro de la Feria de San Isidro. Pero nuestro gozo en un pozo…..Los seis toros que se lidiaron hoy en Las Ventas fueron el contrapunto de aquellos, reservones, violentos, parados, tapando la salida a los caballos, en resumen una corrida muy complicada para los jinetes y de la que tan sólo se salvó el sexto, aunque tampoco lo podemos catalogar de excelente, por lo menos embestía con fijeza.

Así "Duradero" ya demostró en el primer tercio que no iba a poner las cosas fáciles a RONCAL, quien tuvo que arriesgar en los dos rejones de castigo que colocó, y en los que tuvo que cuartear la suerte, sin poder ejecutar sus toques al pitón contrario, precisamente por que el toro tapaba la salida, y el caballo tenía que sorprenderlo. Esa cualidad negativa del toro quedó en evidencia ante el poderío de LABRIT, que, sensacional, burló esa condición quebrando en la misma cara, pisando unos terrenos imposibles y colocando dos banderillas que fueron un homenaje al toreo despacioso y emocionante. Además de los dos quiebros, LABRIT colocaba al toro donde quería, lo llevaba embebido en el estribo y lo dejaba en los medios. En el cambio de caballo, cuando los auxiliares de Pablo sacaban al toro de las tablas, éste cayó a la arena, y esta caída sería el final del de Bohórquez. Ya no se movió, pese a las provocaciones de NATIVO, que con su frente, le citaba y provocaba su embestida, pero nada de nada. Los mismo ocurrió en el último tercio, donde CERVANTES tenía que llegar mucho para que Pablo colocase las banderillas cortas, meterse encima para ejecutar el "teléfono" y lo mismo con el rejón de muerte, que hundió al tercer intento.

El quinto de la tarde, de nombre "Hociquero", salió despistado, con ganas de saltar al callejón, hasta que se dio cuenta que en los medios le esperaba MISTRAL y se fue por él, que lo templó magistral y lo castigó con un solo rejón, para que no pasara como con el primero, que se paró al final. No obstante Pablo simuló la suerte con la bandera y se fue al toro en dos ocasiones, saliendo perfecto de la reunión. Pisó la arena FUSILERO y con él llegó la emoción y la vibración, porque nada más aparecer en el albero, enceló al toro de costado, con la cola y lo llevó unos trancos, hasta que un mal paso casi da con el caballo en el suelo, pero salió sin consecuencias, y el toro, ya se desengañó. Arrancaba violento cuando el corcel se ponía de frente para irse hacia él y colocar las banderillas, pero no quería saber nada de la cola cuando lo trataba de encelar con ella. Brillante y con transmisión en las piruetas, arriesgando mucho ante la poca codicia del toro, dio paso de GAYARRE, que también trató de encelar de costado y lo consiguió en cortas distancias, pero donde destacó fue en dos grandes pares de banderillas, sobre todo en el segundo, perfecto y limpio. Pablo sorprendió dando entrada en el último tercio a MISTRAL, y el caballo demostró su gran momento, con dos rosas que llegaron mucho a los tendidos. El triunfo se mascaba en el ambiente cuando Pablo agarró el rejón de muerte, que enterró entero, pero se fue muy bajo. Hubo petición de la segunda oreja, pero lo cierto es que el rejón de muerte emborronó la buena labor ejecutada hasta ese momento.

Este toro Pablo se lo brindó a un emocionado Antonio Domecq, quien no pudo ocultar sus sentimientos tras haber obtenido su hermano Luis la primera oreja de la tarde.