FECHA 6 de julio de 2003
LUGAR Plaza de toros Monumental de Pamplona, Navarra, España
ENTRADA No hay billetes
TOROS
RESEÑA Luis Domecq (silencio y silencio)
Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y ovación)
Sergio Galan (vuelta y dos orejas)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Murube, número 49, 535 Kg, de nombre Cortijero. De salida CHACAL (2 rejones de castigo); en banderillas GAYARRE (3 banderillas) y CAMPO GRANDE (2 banderillas); y para el último tercio CERVANTES (una rosa y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Murube, número 27, 538 kg. De salida MISTRAL (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (2 banderillas) y CHICUELO (3 banderillas); y para el último tercio CERVANTES (dos rosas y dos rejones de muerte tras pinchazo).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

COYOTE y NATIVO

   
 

Extraordinario ambiente en la Monumental de Pamplona y extraordinaria tarde de rejones, propiciada sobre todo por la excelente corrida que envió Murube y por las dos grandes actuaciones de Pablo.

Un Pablo mermado físicamente tras una semana postrado en cama, con treinta y nueve grados de fiebre y que sólo pudo actuar medicado y bajo tratamiento médico. Pero todo esto quedó olvidado cuando salió el segundo de la tarde, un buen toro que salió con pies detrás de CHACAL, quien lo llevó muy bien y templado con la cola, antes de castigarlo y templarlo con dos rejones de castigo, perfectamente colocados. El lío gordo, vino en banderillas, con un caballo de la nueva hornada que hacía su presentación en Pamplona y que precisamente lleva el nombre de un gran tenor navarro, GAYARRE. Nada más pisar el ruedo, se cosió al toro a la cola y le dio un largo galope de costado por todo el anillo, con el toro enredado en los pelos y poniendo a la plaza literalmente en pie. Después se alejó del toro y galopó hacia él, despacio, dejándose ver, con un leve tierra a tierra y cambiando el pitón en el último instante, colocando un gran palo. Continuó la fiesta de GAYARRE con más galopes de costado, dos banderillas más, en una de ellas, el caballo casi se paró en la cara, esperando la arrancada del toro, y ahí le colocó la que fue la mejor banderilla de la tarde. Con la apoteosis de la actuación de GAYARRE, pisó la arena CAMPO GRANDE, que continuó con su buen nivel, galopando con el toro metido en el estribo, siempre sin perderle la cara, y colocando dos banderillas en todo lo alto. Como en todo lo alto cayó al rosa, con el toro ya entregado, tras una lidia de galope y entrega. No obstante aún le quedaba una embestida, y Pablo lo sacó de tablas a lomos de CERVANTES, y sin esperar un momento, se fue con el rejón de muerte y lo enterró hasta la bola, provocando el delirio en los tendidos.

El quinto salió de chiqueros y se fue directo a saltar al callejón, precisamente encima de las cajas de banderillas y rejones de Pablo. Eso mermó un tanto la fuerza del toro, aunque no su calidad, que dejó patente galopando detrás de MISTRAL que se enroscó de forma torera con el "murubeño", templándolo y colocándolo en los medios, donde lo dejó tras los pertinentes rejones de castigo, para que LABRIT saliese de nuevo a Pamplona, llevase templado al toro, hasta colocarlo en el sitio idóneo para efectuar dos quiebros marca de la casa, que comenzaban a presagiar que también esta faena e iba para arriba. Y los momentos álgidos llegaron con CHICUELO y sus ajustadas piruetas, que provocaron el "olé" en cada una de ellas, y que tuvo que repetir, así como una tercera banderilla, porque el público quería más. El tendido estaba otra vez en pie, la gente volcada con el estellés, y coreando la colocación de dos rosas en lo alto del morrillo. Cuando Pablo agarró el rejón de muerte, la plaza empujaba, y la sombra de un nuevo rabo en la plaza pamplonica se mascaba en el ambiente…..pero el rejón, esta vez no quiso entrar hasta el tercer intento y por eso los trofeos, que podían haber sido máximos, se esfumaron.