FECHA 2 de Febrero de 2003
LUGAR Plaza de toros La Luz de León, Guanajuato, México
ENTRADA Lleno
TOROS
RESEÑA Paty Gómez (tres avisos y el toro fue apuntillado en el ruedo)
Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y dos orejas)
Rafael Ortega (silencio y dos orejas)
Fermín Spínola (silencio y dos orejas y rabo)
CABALLOS UTILIZADOS Primer toro de la Ganadería de Begoña, nombre Al final, número 81, 508 kilos. De salida CHACAL (3 rejones de castigo); en banderillas ALBAICIN (2 banderillas) y DANUBIO (2 banderillas); y para el último tercio CERVANTES (2 cortas, 1 par de banderillas a dos manos y 1 rejón de muerte ).

Segundo toro de la Ganadería de Begoña, nombre Mosquetero, número 85, 498 kilos. De salida RONCAL (2 rejones de castigo); en banderillas FUSILERO (4 banderillas) y GAYARRE (2 banderillas); y para el último tercio CERVANTES (2 rosas, 1 par de banderillas a dos manos y 1 rejón de muerte tras pinchazo).
OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

COYOTE y CHICUELO

   
 

Los aficionados que esta tarde llenaron el coso leonés de "La Luz", fueron testigos de la que se puede considerar como una de las mejores faenas que Pablo Hermoso de Mendoza ha realizado en la presente temporada mexicana. El noble y bravo colaborador se llamo "Mosquetero", salió a la arena en el quinto lugar de la tarde ¡y vaya que hizo honor a ese nombre consagrado por el escritor francés Alejandro Dumás!, mostrándose como un verdadero luchador en el ruedo. El navarro ya de salida inició a un nivel inmejorable con RONCAL dando el pecho en dos rejones de castigo que quedaron en todo lo alto. En el tercio de banderillas se mostró un sol intensísimo que se llama FUSILERO, el tordo simple y llanamente lo bordó en cuatro banderillas de perfecta y diversa ejecución; el complemento vendría con un inspirado GAYARRE en dos palos más. El último tercio de la lidia fue también soberbio con CERVANTES en dos rosas y un sentido par de banderillas a dos manos. La plaza estaba materialmente de cabeza cuando Pablo entró por uvas, pinchando desafortunadamente en la primera ocasión y cobrando un rejonazo fulminante en el segundo intento. El rabo que era cantado quedó en dos orejas y el reconocimiento unánime del público.

Con el primero de su lote el estelles había realizado una labor de entrega con momentos lucidos de CHACAL, ALBAICIN y DANUBIO, llevándose por ello la primera oreja de la tarde.