PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA
15/02/2003 JURIQUILLA

 

El precioso coso de Provincia Juriquilla, ubicado muy cerca de la ciudad de Querétaro, en el centro de la república mexicana; volverá a recibir este próximo sábado 15 de febrero, a la figura del caballista navarro Pablo Hermoso de Mendoza, quien tomará parte en un cartel de verdadero tronío al lado de los diestros mexicanos David Silveti y Alejandro Amaya, además de la rejoneadora azteca Paty Gómez.

Será la novena ocasión en la que el estelles pise la arena de esta plaza, que por cierto sigue conservando la distinción de ser el coso en el que mayor número de ocasiones ha actuado Pablo dentro de territorio mexicano.

Hermoso debutó en la misma el 21 de enero de 2000, con un importante triunfo ante un toro de Vistahermosa, al que cortó las dos orejas y el rabo y otro de Espíriitu Santo que lidió en collera con Antonino López, cortándole una oreja. El resto del cartel lo componían la francesa María Sara y el mexicano Lorenzo Cue. Precisamente el rejoneador español fue distinguido esa temporada como el triunfador absoluto de la temporada en dicha Plaza y el toro de Vistahermosa al que cortó el rabo, fue distinguido como el mejor toro de la temporada y por este motivo, en la siguiente actuación de Pablo en Juriquilla, se descubrió en el Patio de caballos de la Plaza una placa conmemorativa de dicha tarde.

Ese mismo año, pero dentro de una nueva temporada, concretamente el 18 de noviembre, volvía Pablo a Juriquilla, con el cartel de No hay billetes y junto a Oscar San Román e Ignacio Garibay, con dos toros de Mariano Ramirez, antes los cuales saludo desde el tercio, y regalando un sobrero de Pepe Garfias, con el que tuvo una sensacional actuación, estropeada con la espada, y quedándose los trofeos reducidos a una oreja.

Nuevo "No hay billetes" el día 27 de enero de 2001, con el que se denominó "Cartel del Milagro", compuesto por el navarro, Eulalio López "El Zotoluco", Oscar San Román y Julian López "El Juli", que lidiaron toros de San Martín, obteniendo Pablo una oreja de su primero y saludando en su segundo.

Otra gran entrada se produjo el 3 de febrero de 2001 para contemplar a Pablo Hermoso de Mendoza, Miguel Espinosa "Armillita", Enrique Ponce y Antonio Bricio. Volvía Pablo a verse las caras con toros de Vistahermosa, que volvieron a ser buenos y obtuvo las orejas del primero y dio una vuelta en su segundo.

La temporada en México 2001-2002, la inició Pablo actuando en la final del Certamen de Novilleros de Telmex. En la tarde del 12 de octubre de 2001 llegaron a la final Mauro Lizardo, Christian Ortega, Rafael Ortega, Guillermo Martínez, Juan Luis Silis y el vencedor final Aldo Orozco, entre los cuales actuó Pablo Hermoso de Mendoza con un toro de Mariano Ramírez y otro de Villahermosa, siendo ovacionado en el primero y obteniendo dos orejas del segundo.

Volvió a Provincia Juriquilla el 3 de noviembre de 2001, con dos toros de Fernando de la Mora (ovación y oreja) y compartiendo cartel con José Miguel Arroyo "Joselito", Ignacio Garibay y Leopoldo Casasola.

El 16 de marzo de 2002 se produjo la séptima actuación de Hermoso en Juriquilla, lidió tres toros, dos de Luis Felipe Ordaz y uno de Marcos Garfias con el que presentó sus nuevos caballos para la temporada que iba a realizar en tierras europeas. Compartió cartel esa tarde con Oscar San Román y Fernando Ochoa y fue una tarde negra con los rejones de muerte, escuchando ovaciones al final de sus tres actuaciones.

Por último llegamos a la más reciente presentación de Pablo en el coso queretano, fue el 5 de octubre de 2002, abriendo de nueva cuenta su temporada mexicana y participando por segunda ocasión en la final de la ferina Nacional de Novilleros TELMEX. El cartel lo completaron los jóvenes aspirantes a matadores Manolo Lizardo y Aldo Orozco, lidiándose novillos de distintas ganaderías y dos toros de Golondrinas para rejones. Pablo aprovechó a la perfección al único de sus dos toros que colaboró para mandarlo sin orejas al destazadero, teniendo una notable actuación RONCAL, ALBAICIN, DANUBIO, MARIACHI, EBANO, LABRIT Y CHICUELO. Las imagenes presentadas muestran distintos momentos de este festejo, con Hermoso de Mendoza dando una triunfal vuelta al ruedo y montando a RONCAL y DANUBIO.

 

FECHA 15 de febrero de 2003
LUGAR Plaza de toros Provincia Juriquilla, Querétaro, México
ENTRADA No hay billetes
RESEÑA Paty Gómez (palmas) 
Pablo Hermoso de Mendoza (palmas y oreja)
David Silveti (tres avisos siendo el toro apuntillado en el ruedo y oreja)
Alejandro Amaya (vuelta al ruedo y palmas)
TOROS Montecristo (3,4,4bis,6) Luis Felipe Ordaz (1,5,7) y Marco Garfias (2)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Marco Garfias, nombre Nube Roja, número 65, 480 kilos. De salida RONCAL (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (2 banderillas) y CHICUELO (2 banderilla); y para el último tercio CHACAL (3 cortas y 1 rejón de muerte tras pinchar en cuatro ocasiones).

Segundo toro de la Ganadería de Luis Felipe Ordaz, nombre Campeador, número 11, 533 kilos. De salida MONTERREY (2 rejones de castigo); en banderillas FUSILERO (3 banderillas) y GAYARRE (3 banderillas); y para el último tercio CHACAL (2 rosas, 2 pares de banderillas a dos manos, 1 rejón de muerte tras pinchazo).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS CERVANTES, DANUBIO y NATIVO

 

La plaza de toros Provincia Juriquilla se vistió de fiesta para celebrar su XV aniversario y lo hizo de la mejor manera posible, con un lleno de no hay billetes, con un público festivo en las gradas y con episodios de gran torería que se vivieron en su ruedo; como los protagonizados por el centauro español Pablo Hermoso de Mendoza, que vino al coso queretano a derrochar entrega y a encandilar a la afición con el magistral dominio de sus cabalgaduras y especialmente con la irrupción en el horizonte de un caballo que está llamado a ser una de las grandes estrellas de su cuadra: GAYARRE.

Este hijo de NEPTUNO se sublimó y traspaso la frontera que separa el horizonte común del olimpo de la gloria, dando otra dimensión y dejando muy en claro que ha dejado de ser una esperanzadora promesa para convertirse en una impactante realidad. GAYARRE se llevó no solo la tarde, sino también el reconocimiento de su jinete y del público asistente al protagonizar un extraordinario tercio de banderillas que había iniciado al más alto nivel FUSILERO, pero que llegó al clímax con el castaño calando profundamente entre los asistentes al desarrollar un toreo de oro puro, citando siempre de frente, proyectando una arrogante torería con los movimientos de sus extremidades delanteras que surcaban el viento para provocar el toro mientras avanzaba lenta, muy lentamente hasta donde aguardaba el cárdeno, cambiando el ritmo en un suspiro y abalanzándose materialmente sobre el cuerpo del astado para que su jinete colocase la banderilla. Fueron tres de ellas que sin duda alguna quedaron grabadas en la retina y en la mente de todos quienes le vieron primero con asombro y después con admiración. El mismo Pablo reconoció la actuación de su caballo desmontándose primero de él en el centro del ruedo para que regresase al patio de caballos entre una ovación generalizada y sacándole posteriormente para juntos dar una vuelta al ruedo de aclamación, besándole en el hocico y colocándole una flor en el cabezal, dándole así todo el mérito que su actuación de minutos antes había tenido. La labor la había iniciado MONTERREY y la culminó CHACAL, aunque un desacierto con el rejón de muerte y la postura en extremo exigente de la presidencia dejaron la premiación en una sola oreja, siendo la autoridad fuertemente abroncada por el público que consciente de lo que había visto en el ruedo exigía un apéndice más.

Con su primero, el que por cierto brindó al diestro mexicano David Silveti, Hermoso de Mendoza también cumplió con un trabajo de mucho mérito. De inicio RONCAL provocó fuertes "olés" en el público al dar auténticos muletazos para despedir la embestida del burel y rifarse el físico en los encuentros que precedieron la colocación de dos rejones de castigo. LABRIT regresó al ruedo después de haber descansado algunas fechas y volvió a ejecutar sus precisos y arriesgados quiebros en banderillas, preparando el terreno para que CHICUELO colmara de vibración la plaza al participar de dos banderillas y ejecutar un total de ¡ocho piruetas! todas ellas muy ajustadas y aprovechando perfectamente el viaje del toro. El rumbo de la faena pintaba para un par de orejas y se confirmó cuando con CHACAL Pablo colocó tres banderillas cortas acompañadas de desplantes, pero los trofeos se esfumaron cuando el rejón de muerte no quiso entrar en repetidas ocasiones. El navarro se llevó una fuerte ovación en el tercio como reconocimiento a su esfuerzo.

 

 

.

PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL