PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA
11/01/2003 EZEQUIEL MONTES

 

Después de abrir un pequeño paréntesis dentro del intenso ritmo de actuaciones que le viene caracterizando en su actual campaña mexicana, Pablo Hermoso de Mendoza retornará a los ruedos este próximo sábado 11 de enero, actuando por segunda ocasión en la localidad queretana de Ezequiel Montes.

La primera y hasta la fecha única presentación del navarro en el lienzo charro queretano aconteció el sábado 5 de enero de 2002, participando en un festejo de rejones acompañado por los caballistas mexicanos Rodrigo Santos, Horacio Casas y Lorenzo Cué, en la lidia de astados de Golondrinas.

Hermoso estuvo especialmente lucido con su segundo al que le tumbó las dos orejas siendo ovacionado fuertemente en su primero. Le acompañaron aquella tarde: CAMPO GRANDE, BEDUINO (en la foto), CHICUELO Y MARIACHI.

 

FECHA 11 de enero de 2003
LUGAR Lienzo charro de Ezequiel Montes, Querétaro, México
ENTRADA Lleno
RESEÑA Gerardo Trueba (palmas y vuelta al ruedo)
Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y palmas)
Eduardo Cuevas (oreja y palmas)
TOROS De Santo Domingo
CABALLOS UTILIZADOS

 

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS  

 

Pablo Hermoso de Mendoza reanudó esta tarde su campaña mexicana, teniendo una destacada actuación en la localidad queretana de Ezequiel Montes, con dos faenas de mucha entrega, las cuales desafortunadamente no pudieron ser rubricadas con el acero, por lo que la premiación que obtuvo el estelles fue de solamente una oreja.

Independientemente de ello, el navarro desarrolló dos lidias de mérito. A su primero lo paró estupendamente con MONTERREY, para posteriormente realizar un enorme tercio de banderillas montando a LABRIT, con cuatro quiebros perfectos en la cara del astado y culminar su labor con CERVANTES, dándose el lujo de colocar dos pares de banderillas a dos manos, ambos de buena manufactura. Esta faena deparó a Hermoso la primera oreja de la tarde.

Con su segundo, un astado sumamente complicado y peligroso, que lo mismo se cruzaba en el viaje del caballo o se arrancaba violentamente; Pablo debió hacer gala de toda su sapiencia para primero castigarle con tres rejones montando a un caballo nuevo, tordo de raza azteca, que llevará el nombre de COYOTE; en banderillas CHICUELO puso la emoción y la alegría que el toro no tenía y CERVANTES cerró permitiendo a su jinete colocar cuatro rosas y otro par de banderillas a dos manos. Por lo visto en el ruedo la premiación sería alta, solo que al final el toro no empujaba ya para que Pablo pudiese colocar el rejón de muerte y cuando lo hizo el burel tardó en doblar por lo que se esfumaron los apéndices, quedando todo en una sonora ovación que el público propinó al navarro.

 

 

.

PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL