PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA
22/12/2003 URIANGATO

 

Tras un año de ausencia, Pablo Hermoso de Mendoza retorna la tarde de este lunes a la plaza de toros San Miguel, en la localidad guanajuatense de Uriangato; coso en donde tuvo debutó con un triunfo notable el 23 de diciembre de 2001, compartiendo cartel con los matadores aztecas Rafael Ortega y Leopoldo Casasola, despachando un encierro de Jorge Hernández Andrés.

Esa tarde Pablo cuajó a placer al segundo de su lote, tumbándole las dos orejas y el rabo, trofeos que se sumaron al apéndice obtenido en su primero.

Los caballos que vieron acción esa tarde fueron: QUECHUA, FUSILERO, DANUBIO, MAZANTINI, CHICUELO y MARIACHI.

VER CARTEL

FECHA 22 de diciembre de 2003
LUGAR Plaza de toros San Miguel de Uriangato, Guanajuato, México
ENTRADA Casi lleno
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y rabo y dos orejas)
Rafael Ortega (dos orejas y oreja)
Mario Zulaica (palmas y 2 dos orejas y rabo)
TOROS (2,3,5,6)(1,4)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Refugio Peña, nombre Amapolo, número 220, 460 kg . de peso. De salida MARTINCHO (2 rejones de castigo); en banderillas FUSILERO 4( banderillas); y para el último tercio NATIVO (3 cortas, 2 rosas y 1 rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Refugio Peña, nombre Solferino, número 263, 475 kg . de peso. De salida MARTINCHO (2 rejones de castigo); en banderillas MONTERREY (3 banderillas) y DANUBIO (2 banderillas); y para el último tercio NATIVO (2 cortas, 2 pares de banderillas a dos manos y 1 rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS ALBAICIN

 

Después de haber actuado el día de ayer en Campeche, era imposible que la cuadra que regularmente ha venido utilizando Pablo Hermoso de Mendoza en México, llegara a tiempo para actuar la tarde de este lunes en Uriangato; por lo que con toda antelación se decidió que a esta localidad guanajuatense acudirían algunos de los caballos que no han visto a últimas fechas mucha acción bajo la rienda del navarro. De esta manera MARTINCHO, ALBAICIN, DANUBIO y MONTERREY ¡Vaya equipo equino de primerísimo nivel!; estuvieron listos para junto con FUSILERO y NATIVO, encargarse de realizar lo que mejor saben hacer: salir al ruedo y torear.

Con semejante material caballar, todos ellos, sin duda alguna, titulares indiscutibles en la cuadra de cualquier rejoneador; Pablo Hermoso de Mendoza brindó una gran tarde de toros, contando también con la colaboración de dos buenos astados de Refugio Peña, especialmente el primero que salió al ruedo, un toro que mereció los honores de la vuelta al ruedo.

Precisamente con este burel Hermoso de Mendoza realizó una lidia con tintes de excelsitud aprovechando a plenitud el alegre galope del toro que acudía con bravura y alegría a cada cite de los caballos. Así los rejones de castigo con MARTINCHO tuvieron clase a raudales, parando al toro en un palmo de terreno, llevándolo siempre muy toreado fuera con la grupa o con la bandera. FUSILERO cuajó un tercio de banderillas que rayó en la perfección, galopando de costado, citando siempre de frente, encontrando toro en todo el ruedo y rematando las suertes con piruetas. NATIVO permitió a Pablo colocar las cortas, dos rosas y ejecutar la suerte suprema a plenitud, quedando sepultado el rejón hasta la empuñadura para rubricar una faena de rabo que enloqueció al público asistente.

En su otro toro, el caballista navarro volvió a requerir los servicios de MARTINCHO para recibir a su oponente, y el veterano caballo cumplió nuevamente con creces en los dos rejones que facilitó para quebrantar al de Refugio Peña. El tercio de banderillas se inició con Hermoso de Mendoza montando a MONTERREY, que a pesar de no estar en su función habitual de salida, se mostró a un altísimo nivel, brindando probablemente la mejor tarde que se le haya visto desde que llegó a las manos del coloso español. Su labor fue complementada perfectamente por otro veterano glorioso, DANUBIO, que galopó arrogantemente en círculos, ofreciendo pecho y cara para provocar al burel y después aguantarlo lo indecible en la reunión. NATIVO de nueva cuenta cerró la faena con cortas, dos pares de banderillas a dos manos y cobrando otro rejonazo de efectos inmediatos que hizo crecer la cuenta de trofeos en dos orejas más para el centauro estellés.

 

 

.

PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL