PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA
14/12/2003 MEXICO D. F.

 

Después de haberse perdido de participar en el cartel inaugural de la llamada Temporada Grande a causa de la lesión que le provocó la caída en Juriquilla, Pablo Hermoso de Mendoza se encuentra listo para hacer su aparición este domingo en el coso taurino más grande del mundo y uno de los tres más importantes del mundo, la Plaza de toros México de la Capital de la República Mexicana.

El coloso español tuvo su esperado debut en México, el 14 de noviembre de 1999, cuando compartió cartel con Jorge Gutiérrez y Manolo Mejías, lidiando el navarro dos toros de Manolo Martínez, al segundo de los cuales cortó las dos orejas, saliendo por primera vez a hombros, en el festejo que además suponía también su debut en tierras mexicanas. Si bien no todo fueron alegrías en esta tarde, porque CAGANCHO resultó corneado en el primer toro de la tarde, lo que lo tuvo apartado de los ruedos unos quince días.

Ya con CAGANCHO repuesto, Pablo volvió a la México, el 5 de diciembre de 1999, donde la empresa había preparado para Pablo dos toros de nuevo de Manolo Martínez, pero esta vez muy justos de presentación y junto a Alfredo Lomelí y Rafael Ortega, que lidiaron toros de La Misión. Cuando apareció en el ruedo el primer "novillete" de Martínez, el público comenzó a molestarse y el ambiente se puso en contra, principalmente del navarro, que mucho tuvo que poner de su parte para que dicho ambiente se volviese a favor, consiguiéndolo hasta el punto que al primero casi le corta una oreja, el juez no consideró la petición mayoritaria, y al segundo sí se la cortó, dejando muestra, sobre todo de profesionalidad.

Así llegamos a la histórica fecha de 5 de febrero de 2000, fecha del Aniversario y una de las tres fechas importantes del Calendario Taurino Mundial. Ya la semana anterior fue movida, porque Pablo exigía dos toros grandes, con trapío, no quería que ocurriese lo mismo que en la anterior corrida del mes de diciembre, y la Empresa se mantenía en que lidiase lo que había o que no actuaba. Así Pablo estuvo fuera del cartel durante toda la semana y fue el mismo viernes, justo el día anterior de la corrida, cuando la Empresa aceptó los dos toros presentados por Pablo y este volvía a la México acorde a su categoría. Así el cartel quedaba compuesto por Pablo Hermoso de Mendoza, Jorge Gutiérrez, Enrique Ponce e Ignacio Garibay, que tomaba la alternativa, con toros de Teófilo Gómez para la lidia ordinaria y uno de Lebrija, muy complicado, pero muy bien presentado, y otro de Javier Garfías, bueno, además de excelente presentación, al que Pablo, cortaría las dos orejas y el rabo tras una emocionante lidia, dando la vuelta al ruedo en olor de multitud junto a sus caballos CAGANCHO y CHICUELO. Tras esta vuelta al ruedo, el torero valenciano Enrique Ponce, lanzó su montera a los pies de Pablo cuando este se retiraba al burladero, en un gesto de admiración, por el espectáculo que había brindado. La salida a hombros por los túneles del coso de Insurgentes, es de las que no se olvidan en la vida. Las fotografías presentadas corresponden precisamente a esta fecha; en la primera de ellas se observa a CAGANCHO templando de costado al de Garfías, y en la segunda la clamorosa vuelta al ruedo del estelles acompañado de sus corceles.

Tras una temporada de injustificada ausencia de los carteles de la Temporada Grande, regresó Hermoso de Mendoza al embudo de Insurgentes y volvió a inaugurar temporada el 28 de octubre de 2001 con un toro de Vistahermosa y otro de Bernaldo de Quirós, obteniendo dos orejas de su primero y saludando en el tercio en el segundo. Fue la tercera salida a hombros de Pablo del coso mexicano, en una tarde que compartió cartel con Eloy Cavazos y Leopoldo Casasola, que confirmaba alternativa y en la que montó a LABRIT, TABASCO, CAGANCHO, CHICUELO, DANUBIO, ALBAICIN y MARIACHI.

Los mismos caballos, con la única ausencia de CAGANCHO, sustituido por FUSILERO, fueron los que actuaron en el festejo celebrado el 9 de diciembre de 2001 y que tampoco estuvo exenta de polémica. Esta fecha, Pablo la tenía apalabrada desde antes de comenzar la temporada Grande con el empresario Rafael Herrerías, pero una maniobra a última hora de un torero español, que se encaprichó de esta fecha, estuvo a punto de dar al traste con la intervención del navarro, quien se mantuvo siempre firme y al final consiguió actuar junto a Fermín Spínola, que confirmó alternativa, Juan Serrano "Finito de Córdoba" y Jerónimo. Los toros lidiados por Pablo fueron de Vistahermosa y Fernando de la Mora y en esta ocasión los trofeos fueron una oreja y ovación.

Pablo Hermoso de Mendoza también inauguró la Temporada Grande del 2002, el día 3 de noviembre de ese año, junto a los matadores Manuel Mejía y Fernando Ochoa, lidiando toros de Javier Garfias. Esta fue la tarde más gris de Hermoso de Mendoza en la México, en la que tampoco los toros colaboraron nada con EBANO, MONTERREY, FUSILERO, CHICUELO, DANUBIO (imagen derecha), CAMPO GRANDE, MARIACHI y MAZANTINI y ha sido la única tarde en toda la presente gira mexicana en la que lidiando dos toros, Pablo no ha obtenido ningún trofeo.


Resta solo señalar lo que hasta el momento ha sido la última presentación del esteta español en el embudo de Insurgentes, la cual tuvo lugar hace casi un año, el 15 de diciembre de 2002, fecha que ha quedado grabada para la posteridad por ser la de la despedida definitiva del mejor caballo que ha pisado la arena de una plaza de toros: CAGANCHO; quien esa tarde en perfecta simbiosis con su jinete, se sublimó para brindar una de la tardes más emotivas de las que se tenga memoria, dejando muy en claro que se encontraba en plenitud de facultades, regando el albero de Insurgentes con su incomparable calidad. Pablo se llevó las dos orejas del toro de la despedida del cuatralbo, saliendo ambos, en un heco que aún se recuerda, por la Puerta Grande de la plaza, cabalgando por los tuneles de acceso hasta la calle misma entre el delirio total de la afición. Una tarde imborrable en la memoria de quienes tuvieron al oportunidad de verla. El navarro compartió cartel ese día con Oscar San Román y Fermín Spínola, lidiándose toros de Vistahermosa y uno de De Santiago que fue precisamente el de la despedida. Con su primero Hermoso de Mendoza fue ovacionado y estuvieron en el ruedo ayudándole aparte del cuatralbo MONTERREY, ALBAICIN, DANUBIO, MARIACHI y RONCAL .

VER CARTEL

FECHA 14 de diciembre de 2003
LUGAR Plaza de toros México, México D. F.
ENTRADA Más de media plaza
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (silencio y dos orejas)
José María Luévano (oreja y silencio)
Javier Conde (silencio, silencio y oreja en el sobrero que regaló)
Jeronimo (silencio y vuelta al ruedo entre división)
TOROS (9)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Bernaldo de Quiros, nombre Anda Solo, número 735, 525 kg. de peso. De salida FUSILERO (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (3 banderillas); y para el último tercio FOSFORITO (3 cortas y 3 rejones de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Bernaldo de Quiros, nombre Suspiro, número 761, 503 kg. de peso. De salida CHACAL (2 rejones de castigo); en banderillas GAYARRE (2 banderillas) y CHICUELO (3 banderillas); y para el último tercio FOSFORITO (3 cortas) y NATIVO (1 rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS COYOTE y DANUBIO

 

Una frase muy recurrente es que las guerras son ganadas a final de cuentas por los veteranos de mil batallas. Esta expresión coloquial sintetiza a la perfección lo acontecido esta tarde en el ruedo de la Plaza de toros México; donde precisamente un veterano de cientos de tardes, CHICUELO, guiado magistralmente por la sabia rienda de su jinete, Pablo Hermoso de Mendoza; brindó una actuación de época, conmocionando hasta los cimientos al embudo de Insurgentes.

El tordo de la Heredad de Pinheiro literalmente se rompió en el ruedo, vaciando todo su sentir taurino en tres banderillas, tres auténticos monumentos a la verdad y al valor, yendo siempre a más con un corazón que no le cabía en el pecho y que conquistó a los miles de aficionados que se dieron cita en la monumental capitalina. La faena había iniciado con CHACAL acortándole las distancias a un burel que teniendo indudable calidad y buen tranco al embestir, en ocasiones se proyectaba incierto y hasta áspero en cuanto sentía cerca de la grupa del caballo. Los dos rejones de castigo le quebrantaron suficientemente para que GAYARRE lo llevase templadamente de costado al hilo de las tablas, donde le costaba más al toro. La segunda banderilla con el castaño fue técnicamente perfecta, con el caballo puesto de frente al extremo opuesto de la puerta de chiqueros, citando y aprovechando el viaje natural del toro, encontrándolo a plenitud en los medios y consumando la reunión al estribo, sin ventaja alguna, dándose todavía el lujo de rematar la suerte enganchando al toro y llevándolo nuevamente cosido a su grupa galopando a dos pistas. Con todo ello podemos inferir que la faena mantenía un nivel importante, pero lo majestuoso llegó cuando apareció en el ruedo CHICUELO y de inmediato le dejó muy en claro a su oponente quien mandaba en el ruedo. Lo hecho por Pablo y el tordo ha sido un portento de torería, de precisión y de dominio de terrenos. Viendo que el burel tendía a venir al paso de frente y embestir con más fuerza en paralelo, Hermoso de Mendoza ofreció el cuerpo del caballo como auténtica muleta que invitaba al toro a ir por ella, y en cuanto CHICUELO lo sentía en sus dominios se hacía de él y lo llevaba templadísimo, a la distancia exacta, pasándoselo del pecho a l grupa con una inverosímil facilidad. De esta manera en la primera banderilla le dio todas las ventajas al toro, enfrentándolo y manteniendo la reunión. La segunda todavía se recuerda, con el caballo vaciándose materialmente al pitón contrario en una batida de maestro del ruedo, y la tercera sobando mucho al astado para prolongar su embestida y aprovechar su viaje en dos ajustadísimas piruetas que provocaron una auténtica explosión de admiración en los tendidos. FOSFORITO tomó el lugar de su compañero en tres cortas pisándole mucho los terrenos al toro que ya se había quedado corto y NATIVO coronó el trabajo al permitir que su jinete colocase un rejón de muerte hasta la empuñadura que acabó con la vida del toro. Faena memorable que fue premiada con dos orejas, dando Pablo la vuelta al ruedo acompañado del veterano de mil batallas que hoy gano una guerra más, CHICUELO.

En el que abrió plaza, Hermoso de Mendoza estructuró una lidia inteligente, con un exacto manejo de terrenos, luciendo los recortes y piruetas de FUSILERO en el primer tercio. LABRIT se esforzó mucho para llevar en solitario el peso de las banderillas ante un toro que nunca terminó de entregarse y que en la parte final de la faena se limitaba a girar sobre su eje sin intentar dar más de un paso. FOSFORITO fue llamado por primera vez al ruedo para las cortas, si bien en esta ocasión el acero y el nulo empuje del burel le jugaron una mala pasada al estellés, haciendo mella hasta en el tercer rejón de muerte, retirándose Pablo con un respetuoso silencio de parte de la asistencia.

Al término del festejo Hermoso de Mendoza fue sacado a hombros por la Puerta Grande del coso taurino mas grande del mundo.

 

 

.

PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL