FECHA 12 de Diciembre de 2003
LUGAR Plaza de toros La Luz de León, Guanajuato, México
ENTRADA Lleno
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y silencio)
Rafael Ortega (oreja y dos orejas y rabo)
José María Luévano (palmas y oreja)
CABALLOS UTILIZADOS Primer toro de la Ganadería de Begoña, nombre 9 de diciembre, número 210, 468 kg . de peso. De salida FUSILERO (2 rejones de castigo); en banderillas GAYARRE (3 banderillas) y CAMPO GRANDE (2 banderillas); y para el último tercio FOSFORITO (3 cortas, 2 rosas y 1 rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Begoña, nombre Emotivo, número 249, 510 kg . de peso. De salida COYOTE (3 rejones de castigo); en banderillas CHICUELO (3 banderillas); y para el último tercio NATIVO (2 cortas, 2 pares de banderilas a dos manos, 1 rejón de muerte y 2 golpes de descabello).
OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CHACAL y LABRIT

   
 

Día de fiesta en México, dedicado a la celebración de la Virgen de Guadalupe, motivo por el cual tradicionalmente se programan festejos taurinos en distintas plazas del país, siendo el más importante de ellos el que se celebra en el coso leonés de “ La Luz ”, donde esta tarde Pablo Hermoso de Mendoza se enfrentó a dos bureles diametralmente opuestos de la ganadería de Begoña, llevándose como trofeo una más que merecida oreja de su primero.

Precisamente con el que abrió plaza, un castaño que sacó clase y buen son; Hermoso de Mendoza estructuró una faena que siempre fue en tono ascendente. Así, las primeras embestidas del toro fueron recogidas con suavidad por FUSILERO mientras que su jinete quebrantaba al toro con dos aseados y precisos rejones de castigo que hicieron sangrar al de Begoña. GAYARRE inició el tercio de banderillas, estando muy entonado, espectacular en los cites y ciñéndose mucho en las reuniones, si bien más ceñido aún estuvo CAMPO GRANDE, que colaboró en dos banderillas con el sello de clase y exposición que le caracterizan , yendo al paso, consintiendo al toro y encelándolo para hilvanar perfectamente la preparación y la consumación de la suerte. El escenario quedó listo para que apareciese FOSFORITO y con él una cascada de cortas y rosas que antecedieron a un rejón de muerte de efectos inmediatos que hizo doblar al burel. El público exigió con fuerza las orejas para premiar al navarro, pero la presidencia desatendió la petición de la afición y solo concedió un apéndice para el caballista español.

El segundo de su lote fue otro cantar, un toro deslucido y complicado que se rajó a las primeras de cambio y fue a defenderse a las tablas. Su mansedumbre fue evidente desde los hierros de castigo que Hermoso le dejó a lomos de COYOTE. Tomando en cuenta las dificultades que presentaba el animal, Pablo optó por sacar a CHICUELO en banderillas y el de Pinheiro no se amilanó a pesar de que su oponente no se empleaba en nada por seguirlo y solo hacía por él cuando lo sentía cerca para intentar prenderle. Se estableció así una lucha seca y cerrada entre el binomio y el astado, sacando la mejor parte caballero y caballo, adornando el morrillo del burel con tres banderillas prácticamente inventadas. NATIVO fue requerido para culminar la pesada tarea y se esforzó en las cortas, entregándose totalmente en los pares de banderillas a dos manos y en el rejón de muerte, de un alto grado de dificultad en la ejecución por las condiciones de su oponente. El defecto en la colación del acero de muerte provocó que el toro no se entregase al puntillero por lo que Hermoso de Mendoza echó mano del descabello y de dos golpes despeno al complicado cárdeno.