FECHA 17 de agosto de 2003
LUGAR Plaza de toros "La Malagueta", Málaga, España
ENTRADA Casi lleno
TOROS
RESEÑA Luis Domecq (silencio y silencio)
Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y oreja)
Diego Ventura (saludos y vuelta tras dos avisos)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Viuda de Flores Tassara, número 34, 592 kilos. De salida FUSILERO (1 rejón de castigo); en banderillas LABRIT (2 banderillas) y DANUBIO (2 banderillas); y para el último tercio CERVANTES (3 cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Viuda de Flores Tassara, número 46, 654 kilos. De salida MISTRAL (2 rejones de castigo); en banderillas GAYARRE (2 banderillas) y CHICUELO (2 banderillas); y para el último tercio CERVANTES (3 rosas y un rejón de muerte tras pinchazo).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

MONTERREY, NATIVO y CAMPOGRANDE

   
 

Nunca habíamos contemplado en una Plaza de Toros una bronca como la que se ha producido en La Malagueta a la muerte del quinto toro de la tarde. Un toro manso, parado, grandón, un marmolillo, al que Pablo tumbó de un rejonazo, tras un pinchazo previo. El público en su mayoría, por no decir en su totalidad, agradeció la labor dura y entregada del navarro, y pidió, como decimos, por tremenda mayoría, un trofeo, que además suponía la puerta grande para Hermoso de Mendoza.

Pero, pese a la petición, el presidente no cedía en su negativa y las mulillas se llevaron al toro al desolladero. La bronca seguía, e incluso iba en aumento, con lanzamiento de almohadilla al ruedo y una pitada, que seguramente se escuchó desde Bilbao. Habían pasado aproximadamente cinco minutos desde que se habían llevado al toro, y todo continuaba igual, con almohadillas en el ruedo y bronca en las gradas, y por fin el pañuelo blanco que aflora. Y preguntó yo: ¿para conceder la oreja, porque provoca semejante bronca?

La justa oreja, fue conseguida por una faena de buscar al toro, de mucha entrega, y de mucho riesgo, ante un toro que no ayudó en ningún tercio, que se paró, pero que cuando sentía que podía hacer daño, pegaba violentas embestidas, cortas, pero certeras. Ya de salida salió suelto, y le costó al navarro citarlo con MISTRAL para colocar dos rejones de castigo, que luego comprobamos que serían insuficientes, porque el toro se vino arriba. Lo mejor de esta lidia fueron las dos banderillas de GAYARRE, llegando encima y cambiando de pitón. Intentó el castaño torear de costado, pero todos sus intentos eran baldíos. CHICUELO puso la emoción que le faltaba al toro, y tras una serie de piruetas despegadas ante un toro parado, se la jugó en la última, muy cercana, que sí provocó la embestida y casi resulta arrollado.

El trío de rosas, con el toro a metro y medio de tablas, resultó emocionante por el escaso espacio, y por la ntrega de Pablo, ante un manso que ya no hacía ni mirar. La poca colaboración del toro provocó un pinchazo, antes del rejón fulminante.

También en el primer toro del navarro, el presidente, tuvo que escuchar música de viento, porque se le solicitó la segunda oreja para el esportón de Pablo, y tampoco la concedió. Tampoco fue un toro fácil, y todo lo tuvo que hacer el navarro, primero con FUSILERO, rematando con piruetas de salida, el único rejón que colocó. En banderillas, LABRIT, colocó dos palos, el segundo sensacional, con un quiebro que puso los pelos de punta al respetable. Pero lo mejor vendría con un DANUBIO, hoy en vena, toreando como el sabe, asomándose al balcón y mostrando su cara al toro para provocarlo. Momentos bellos y toreros de caballo y toro encarados. Dos cortas sobre un CERVANTES que se va asentando poco a poco y un rejón de muerte casi entero y contrario que acaba con el toro al primer intento.