FECHA 18 de agosto de 2003
LUGAR Plaza de toros de Vista Alegre, Bilbao, España
ENTRADA Tres cuartos de plaza
TOROS
RESEÑA Antonio Ferrera (pitos y pitos)
Juan Diego (ovación y silencio )
Antón Cortés (silencio y silencio tras aviso)
Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas)
CABALLOS UTILIZADOS

Toro de la Ganadería de Murube, número 53, 612 kilos. De salida MISTRAL (2 rejones de castigo); en banderillas GAYARRE (2 banderillas) y DANUBIO (2 banderillas); y para el último tercio CERVANTES (2 cortas y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

MONTERREY, CHICUELO, CAMPOGRANDE, FUSILERO, NATIVO y LABRIT

   
 

Tarde para el recuerdo la vivida ayer por Pablo Hermoso de Mendoza en el coso de Vista Alegre de Bilbao, dentro del Aste Nagusia, a cuyo cartel, entró por la puerta de la sustitución, y consiguió salir como máximo triunfador, pese a disfrutar de un solo toro para ello.

Decimos tarde para el recuerdo, porque el 18 de agosto se cumplían precisamente catorce años del día en que Pablo tomó la alternativa en la plaza de Tafalla (Navarra) de manos del maestro Manuel Vidrié y también hoy Pablo lidiaba su festejo número MIL desde esa misma fecha de la alternativa.

Las casualidades de la vida, hicieron que esta fecha de 18 de agosto de 2003, Pablo estaba contratado para actuar en la corrida de rejones de Tafalla, sin que todavía entonces se pudiera calcular en la fecha en que Pablo cumpliría su corrida milenaria. Pero de todas formas, debido a las desavenencias con la empresa titular de la plaza navarra, Sarot S.L., el estellés no actuó en Tafalla y se iba a quedar sin torear, hasta que surgió la sustitución de Bilbao.

Por todos estos motivos, la tarde comenzó con un homenaje y la entrega de una plaza por parte del Alcalde de Bilbao, don Iñaki Azcuna, momentos antes del paseíllo y con un emotivo aurresku, que Pablo contempló y escuchó emocionado.

Después vendrían más datos para el recuerdo, porque tras una faena memorable a un toro de Murube, que fue de menos a más, para volver al final a menos, Pablo obtuvo dos orejas, y salió a hombros de la plaza bilbaína, nueve años después que lo hiciera por primera vez, y sin que en ese intervalo de tiempo, ningún otro torero a caballo haya conseguido abrir dicha Puerta del coso de Vista Alegre.

Y todo ello lo consiguió con cuatro caballos, para más mérito, tres de ellos de los de la nueva escuela, MISTRAL, GAYARRE y CERVANTES y uno de los veteranos DANUBIO que bordaron una faena perfecta, midiendo al toro en cada lance y dándole lo justo según sus fuerzas.

Cuando salió despistado y sin fijeza en MISTRAL, éste lo buscó una y otra vez, le metió la cola entre los pitones y le acabó enseñando a fijarse y embestir. Le colocó dos rejones de castigo en lo alto del morrillo y lo toreó con la bandera, para que llegase en su punto al tercio de banderillas y allí un de nuevo, impresionante GAYARRE lo encelara de costado hacia ambos lados del redondel, con la cabeza del toro metida entre la cola, con la locura en unos tendidos, que siempre cuesta calentar, pero que hoy estaban entregados a tanto toreo a caballo. Las dos banderillas de GAYARRE con el toro aculado a tablas en la puerta de arrastre, fueron impecables, arrancando de lejos y llegando al toro, clavando y rematando la suerte. CAGANCHO puede estar tranquilo porque ya tiene un sustituto natural a su toreo. Y precisamente un hermano de CAGANCHO, DANUBIO, fue quien terminó el brillante tercio de banderillas, con sus espectaculares cara a cara con el toro, con sus provocaciones al mismo para que se arranque, y con su galope de costado llevando al toro en el estribo. Un toro que ya en ese momento, vio perdida la batalla y se entregó, refugiándose en tablas, donde CERVANTES tuvo que arriesgar en los adentros con la primera corta, colocando la segunda de ellas al sesgo, en una suerte poco habitual en banderillas cortas. Había que enterrar el rejón de muerte, porque la faena no permitía un borrón y por fin, hoy, el rejón entró, el toro rodó sin puntilla en décimas de segundo y el público se entregó totalmente a una petición que ni el propio Presidente del coso bilbaíno, pudo hoy negar.

Apoteósica vuelta al ruedo primero en solitario y en la segunda parte de la misma acompañado de GAYARRE, en la que ha sido su consagración, junto con Pamplona, como primera figura de los caballos toreros, sin aspavientos, sin caballazos, pero con un ir al toro vertical, tocando al pitón contrario y, en resumen……toreando.