PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA
16/08/2003 BILBAO

 

La Plaza de Toros de Vista Alegre, en Bilbao, ha visto actuar a Pablo Hermoso de Mendoza en catorce ocasiones, dos de ellas prologando novilladas, otra prologando la Corrida de la Prensa, dos prologando el Festival del Club Taurino de Bilbao, ocho en corridas de rejones y una prologando una corrida, éstas últimas todas dentro del abono de la Aste Nagusia o Semana Grande bilbaína.
Desde que Pablo Hermoso de Mendoza debutará en esta plaza en una fecha tan poco taurina por estos lugares, como el 22 de octubre de 1989, por delante de una novillada con Juan Pedro Galán, Fernando Cámara y Martín Pareja Obregón, lidiando un toro de Juan Jiménez Alarcón con el que ovacionado, hasta hoy, es el único rejoneador que ha conseguido abrir la Puerta Grande del coso de Vista Alegre, pero de eso hablaremos más adelante. Esa tarde Pablo montó caballos como GIRALDA, CAFETERO o IMPERIAL.

De nuevo al año siguiente, el 13 de mayo de 1990, con un toro de Dionisio Rodríguez, acompañó a los novilleros Juan Pedro Galán, Sergio Sánchez y José Ramón Martín, escuchando también una fuerte ovación pese a lo mal que había estado con el descabello, destacando en su labor los increíbles quiebros que realizó con su caballo CAFETERO y la buena labor de salida de GIRALDA.

Tuvo que esperar para volver a Bilbao, hasta el 20 de agosto de 1994, que incluido dentro de los carteles de la Semana Grande, cortó una oreja a un toro de Martínez Elizondo y otra al que compartió con Javier Buendía, saliendo de la Plaza a hombros, siendo los otros testigos Luis y Antonio Domecq. Como decíamos antes, ningún rejoneador ha conseguido salir a hombros de esta Plaza desde este día y gran parte de culpa de ese triunfo, la tuvo, naturalmente CAGANCHO quien compartió tarde con caballos como GIRALDA o CASQUINHAS.

El 19 de agosto de 1995 los toros eran de Félix Hernández y el cartel lo componían Joao Moura, Ginés Cartagena y Fermín Bohorquez, obteniendo una oreja en la collera con Ginés Cartagena. Los caballos fueron BUENAVENTURA y GIRALDA de salida, CAGANCHO y CHICUELO en banderillas; y GARBANCITO en el último tercio en ambos toros.

La tremenda evolución del toreo de Pablo en esa época, hizo que la Empresa le incluyera en la corrida de la Prensa celebrada el 14 de junio de 1996, junto a Raúl Gracia "El Tato", Pepín Liria y José Ignacio Sánchez, obteniendo una oreja de un toro de Pablo Vázquez, con la colaboración de BUENAVENTURA, CAGANCHO, CHICUELO y PRINCIPE.

Ese mismo año debería de haber actuado en la Semana Grande, pero un percance sufrido en la Plaza de Vitoria a primeros de agosto, le impidió actuar.
El 9 de mayo de 1.997, también el Club Taurino de Bilbao se acordó de Pablo para formar parte del cartel que componía el Festival organizado por dicho Club todos los años. Pablo Hermoso de Mendoza montando a ALDEBARAN, GALLO y BORBA, saludó tras despachar un manso de Martínez Elizondo que abrió la tarde en la que actuaron José María Manzanares, Jesulín de Ubrique, Vicente Barrera, Víctor Puerto y Francisco Rivera Ordóñez.

Pablo también sufrió un grave percance en esta Plaza, fue el 16 de agosto de 1997, cuando lidiando de salida a su primer toro de Félix Hernández Barrera, su caballo MARTINCHO tropezó con el duro suelo de esta Plaza, dando caballo y caballero con sus huesos en la arena. El toro hizo por Pablo y le dio una buena paliza en el suelo. No obstante continuó la lidia, un tanto mermado de facultades y conmocionado, dando una vuelta al ruedo al final de su actuación, tras lo cual pasó a la enfermería donde se le colocó un fuerte vendaje en las costillas para que pudiera lidiar el quinto toro junto a Fermín Bohórquez. El resto del cartel lo componían Paco Ojeda y Andy Cartagena, que también dieron con sus huesos en suelo, debido al mal estado del ruedo, por su dureza. Esa dura tarde, además de MARTINCHO, actuaron CAGANCHO, SABICAS, BUENAVENTURA y GALLO (en la foto superior).

El 15 de agosto de 1998, se eliminó el sistema de colleras, formando un cartel con Pablo Hermoso de Mendoza, Paco Ojeda y Andy Cartagena, con toros de José Murube. Los tres caballeros habían actuado por la mañana en la localidad francesa de Dax y el cansancio se notó en una Plaza de tanto peso como es Bilbao, tanto en los caballeros como en MATINCHO, CAGANCHO, CHICUELO, ALBAICIN, MAZANTINI y VENTURA que fueron los caballos que Pablo utilizó.
María Sara se despidió del público bilbaíno, el 14 de agosto de 1999, junto a Pablo Hermoso de Mendoza y Paco Ojeda, a los que brindó una de sus actuaciones y con toros de Benítez Cubero. Esta tarde Pablo cortó una oreja de su segundo con petición de la segunda y siendo ovacionado en su primero tras petición. LABRIT, GALLO, MAZANTINI, CHABELA y FUSILERO comparecieron esa tarde en el oscuro suelo bilbaíno, precisamente un día después de que Pablo fuese padre de los gemelos Guillermo y Paula.

Así llegamos a la temporada 2000, al 19 de agosto, con toros otra vez de Benítez Cubero para Joao Moura, Leonardo Hernández y Pablo, que cortó una oreja del sexto. Montó a LABRIT, MARIACHI, CAGANCHO, ALBAICIN y BORBA.

El día 18 de agosto de 2001 Pablo montó a TABASCO, FUSILERO, ALBAICIN, DANUBIO, CHICUELO y MARIACHI (en la foto) que estuvo sensacional y fue la base para obtener una oreja del segundo toro de Benítez Cubero que lidió. El cartel ese día lo completaron Leonardo Hernández y Fermín Bohórquez.

En la temporada 2002, Pablo sólo estaba contratado para actuar en la tradicional corrida de rejones junto a Fermín Bohórquez y Luis Domecq, con toros de Sánchez Cobaleda. Eso fue el 17 de agosto y saludó en su primero y obtuvo una oreja del sexto con los caballos RONCAL, CHICUELO, DANUBIO, ALBAICIN, ZALACAIN (imagen derecha), MARIACHI y MAZANTINI. Y decimos que sólo estaba contratado para una tarde, porque el 19 de agosto, ante la ausencia del cartel de Enrique Ponce, Pablo entró de nuevo en el cartel, ahora junto al toricantano Iker Javier Lara, Juan Serrano "Finito de Córdoba" y Antón Cortés, saludando en el tercio tras lidiar un complicado toro de Murube a lomos de RONCAL, LABRIT, DANUBIO y MARIACHI.

Pero no acaba ahí, la relación de festejos del estellés en Bilbao, porque el 9 de mayo de este mismo año, Pablo abrió el cartel del Festival del Club Taurino bilbaíno y obtuvo una oreja de un toro de Antonio Bañuelos, ahora montando a RONCAL, FUSILERO, NATIVO y CERVANTES. El lujoso cartel lo completaban Enrique Ponce, Julián López "El Juli", César Jiménez, Javier Valverde y Pedro Gutiérrez Lorenzo.

VER CARTEL

FECHA 16 de agosto de 2003
LUGAR Plaza de toros de Vistalegre, Bilbao, Vizcaya, España
ENTRADA Tres cuartos largos de plaza
RESEÑA Leonardo Hernández (silencio y silencio)
Pablo Hermoso de Mendoza (saludos y oreja)
Andy Cartagena (saludos tras aviso y oreja)
TOROS
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Murube, número 46, 550 kilos. De salida MISTRAL (2 rejones de castigo); en banderillas GAYARRE (2 banderillas) y DANUBIO (2 banderillas); y para el último tercio CERVANTES (2 cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Murube, número 26, 547 kilos. De salida MONTERREY (2 rejones de castigo); en banderillas CAMPO GRANDE (2 banderillas) y CHICUELO (3 banderillas); y para el último tercio CERVANTES (2 rosas y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS FUSILERO, NATIVO y LABRIT

 

Tarde lluviosa en la capital vizcaína, que dejó el ruedo prácticamente impracticable y por lo tanto muy peligroso para la lidia a caballo.

A medida que avanzaba la tarde, el piso se iba convirtiendo en un lodazal, que complicaba la verticalidad de los caballos y del propio toro.

Lo cierto es que la cornada sufrida por un caballo de Leonardo Hernández, en el cuarto de la tarde, es lo menos que podemos lamentar a estas alturas, de una corrida, que lo cierto es que debió suspenderse antes de llegar al final.

Solo el valor de los caballeros y los caballos, las ganas de agradar y triunfar en una plaza tan difícil, hicieron que el público aguantase inmóvil en sus asientos toda la tarde. El problema venía a la hora de pedir las orejas, porque nadie sacaba pañuelo mientras la lluvia caía, eso sí, pitaban y abroncaban a un presidente que se limitaba a cumplir el reglamento. Si no hay pañuelos, no hay petición, por mucho que se chille, y eso le costó a Pablo, no cortar una oreja en el segundo de la tarde, que pese a la sonora petición, lo cierto es que los pañuelos no afloraron entre la lluvia.

La faena fue de justeza y precisión, dentro de lo que el piso permitía, alcanzando los mejores momentos con GAYARRE, pero como decimos, sin la proximidad y cercanía que un suelo en perfectas condiciones hubiese permitido. Mató de un rejón bajo y justamente, no se le concedió la oreja.

En el quinto de la tarde, la labor del navarro tardaba en conectar con los tendidos. Son tiempos en los que el público agradece más las cabriolas y caballazos, que el llegar templado a la cara, como lo hizo CAMPOGRANDE o templar los toros a un suave galope, como MONTERREY. Es mejor correr al toro a 1.000 por hora de salida, clavar a la media vuelta y dejar las banderillas como sea, después de varios escorzos lejos del toro. Pablo así lo entendió, y decidió dar entrada a CHICUELO y entonces el público sí vibró con las piruetas, muy arriesgadas por el piso y muy cercanas, con un rejoneador encorajinado y venido arriba. Arriesgó en la colocación de las rosas y dejó un rejón de muerte que acabó con el toro.

Una tarde de valientes, con una gran corrida de Murube, que con el piso seco, podíamos estar hablando de un buen puñado de orejas, una pena, porque si en los últimos años, no había habido suerte con el ganado lidiado en Bilbao, esta vez, que sirvió el ganado, lo estropeó la lluvia, por otra parte, tan añorada.

 

 

.

PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL